Hijos y nietos del exilio republicano
 
 

PROTAGONISTAS

 

CARMEN LÓPEZ

   
 
Argelia
Robert Ferrer
Sylviane Ortega
Lina Poquet
Annik Valldecabres
Alicia Vázquez

Argentina
Antonio Callejón
Sergio Dantí
Margarita Martínez
Guillermo Vendrell

Colombia
Miguel Trias

Chile
Salvador Goya
Mónica Goya

Marruecos
Jean Claude Torres

México
Ángela Botella
Andrea Luquín
Estrella Olvera
Carmen Simón
Rosa Tineo

Túnez
Carmen López
José Carlos López

Uruguay
Pablo Molero
Mario Pérez

Venezuela
Jean Cebriá
Carolina Luis
Maya Gracia
Ambar Maldonado
Marina Silvestre
José Silvestre
 

Hija de Francisco López Estrella, nacido en  Roquetas del Mar, Almería, España y de  Carmen Ibáñez Muñoz, nacida en Linares,  Jaén, España. Tuvieron 2 hijos más, Antonia y José.

Mi padre pertenecía a la marina militar de la república española y en  1939 su barco se fue del puerto de Cartagena, con muchos otros más para huir de los fascistas.

Llegaron en  Túnez, colonia  francesa en esta época, los franceses los detuvieron a todos para mandarlos en un campo de concentración. Se quedo 6 meses en campos de concentración con restricción de comida.

 

Presentación
Metodología
Galería fotográfica
Música y videos
Otros documentos y enlaces
Bibliografía
Créditos y agradecimientos
Blog
Exiliorepublicano.net

BLOG

MEMORIAL DEMÒCRATIC


CORREO ELÉCTRONICO

info@exiliorepublicano.org

Liberaron algunos marinos, mi padre se encontró entre ellos.Trabajó, como barman, 2,5 años en Byzerte. Hizo llegar un correo a España para que venga su familia a reunirse con él.

Mi madre su hija y yo  vivíamos mientras en Madrid, cosiendo para una familia muy acomodada y ganando un miserable sueldo. Íbamos a auxilio social en dónde mi tía iba a buscar los alimentos que necesitábamos y siempre tengo en mente una insulsa sopa con un garbanzo en cada plato.

 En 1941, mi madre, mi hermana con  6 años  y yo con 8  salimos a reunirnos con nuestro padre, con ayuda y dinero de la familia donde trabajaba mi madre. Tuvimos que cruzar toda España en tren y cruzar el  Estrecho pasar por Marruecos, Argelia,  donde quitaron a mi madre, en la frontera, los calcetines que tenia de regalo para mi padre. Por fin llegamos, con muchas dificultades a Byzerte (Tunes). Mi padre nos encontró un alquiler en un bajo, estuvimos en una escuela de monjas y en tres  meses halábamos francés perfectamente.

La guerra mundial llegó a Tunes. Mi madre quedo en estado, los alemanes evacuaron Byzerte. nos tuvimos que ir huyendo a la aventura, mi padre alquilo un carro, tirado por un burro, conducido por un moro, llevándonos lo imprescindible. Varios exiliados marinos españoles se unieron en el viaje, en bicicletas. Mi madre estaba sentada en un lado del carro. Mi hermana y yo íbamos sentadas en el cuadro de las bicicletas de los compañeros de viaje.
Nos alojaron unos gendarmes franceses durante y tuvimos que huir otra vez por a causa de los alemanes.
Llegando a Ferryville, nos alojo un exiliado español, Osé  Esgonzás Pezón, en su taller de bolsos. Al día siguiente un francés le ofreció   benévolamente, un alojamiento, en una antigua pocilga. Nuestros compañeros de viaje ayudaron mi padre en arreglar esta muy humilde morada. 
En 1943, nació mi hermano, al día siguiente, tuvimos bombardeos. 

 En 1945,nos pusieron en la escuela pública francesa  de Tindja, en donde conocimos muchos niños de varias nacionalidades, esencialmente, franceses, españoles y italianos.
Mi padre encontró trabajo en el Arsenal de Ferryville como electricista.
En la actualidad estos niños se reúnen todavía en Francia en Toulon (Association des anciens  de Tindja). 

Me quede en Túnez hasta mis 23 años para volver a España con mi hermana  e indicar a mis padres si podían volver a España sin miedo a las represalias en 1957.
Volvieron en el año 1959  en Madrid. Mi padre encontró trabajo en la marina mercante. Se retiro con 72 años. Yo me puse a trabajar para un gran firma de cosméticos como esteticista en Madrid. Me casé con un francés y tuve tres hijos.

_____________________________________________________________________

Carmen López Ibañez, nascuda a Cartagena en 1933
 
Filla de Francisco López Estrella, nascut en  Roquetas del Mar, Almeria, Espanya i de  Carmen Ibáñez Muñoz, nascuda a Linares,  Jaén, Espanya. Van tenir 2 fills més, Antonia i José.

El meu pare pertanyia a la marina militar de la república espanyola i en  1939 el seu vaixell es va anar del port de Cartagena, amb molts uns altres més per fugir dels feixistes. Van arribar a  Tunísia, colònia  francesa en aquesta època, els francesos els van detenir a tots per manar-los en un camp de concentració. Es quedo 6 mesos en camps de concentració amb restricció de menjar.
 
 Van alliberar alguns marins, el meu pare es va trobar entre ells. Va treballar, com bàrman, 2,5 anys en Byzerte. Va fer arribar un correu a Espanya perquè vingués la seva família a reunir-se amb ell. La meva mare, la seva filla i jo  vivíem mentre a Madrid, cosint per a una família molt acomodada i guanyant un miserable sou. Anàvem a auxili social on la meva tia anava a buscar els aliments que necessitàvem i sempre tinc en ment una insulsa sopa amb un cigró en cada plat.
 
 En 1941, la meva mare, la meva germana amb  6 anys  i jo amb 8  sortim a reunir-nos amb el nostre pare, amb ajuda i diners de la família on treballava la meva mare. Vam haver de creuar tota Espanya amb tren i creuar el  Estret passar pel Marroc, Algèria,  on van llevar a la meva mare, a la frontera, els mitjons que tènia de regal per al meu pare. Per fi arribem, amb moltes dificultats a Byzerte (Túnes).

El meu pare ens va trobar un lloguer en un baix, vam estar en una escola de monges i en tres  mesos parlàvem francès perfectament. La guerra mundial arribo a Túnes. La meva mare va quedar en estat.

Els alemanys van evacuar Byzerte. ens vam haver d'anar fugint a l'aventura, el meu pare va llogar un carro, tirat per un ruc, conduït per un moro, portant-nos l'imprescindible. Diversos exiliats marins espanyols es van unir en el viatge, en bicicletes. La meva mare estava asseguda en un costat del carro. La meva germana i jo anàvem assegudes en el quadre de les bicicletes dels companys de viatge.
Ens van allotjar uns gendarmes francesos durant i vam haver de fugir una altra vegada per a causa dels alemanys.

Arribant a Ferryville, ens allotjo un exiliat espanyol, José Gonzáles López, en el seu taller de bosses. L'endemà un francès li va oferir li va oferir benèvolament, un allotjament, antiga cort de porcs. Els nostres companys de viatge van ajudar el meu pare a arreglar aquesta molt humil casa.
En 1943, va néixer el meu germà, l'endemà, vam tenir bombardejos.
 
 En 1945,ens van posar a l'escola pública francesa  de Tindja, on vam conèixer molts nens de diverses nacionalitats, essencialment, francesos, espanyols i italians.El meu pare va trobar treball en l'Arsenal de Ferryville com a electricista, en l'actualitat aquests nens es reuneixen encara a França a Toulon (Association des anciens  de Tindja).

Em quedi a Tunísia fins als meus 23 anys per tornar a Espanya amb la meva germana  i indicar als meus pares si podien tornar a Espanya sense por a les represàlies en 1957.
Van tornar l'any 1959  a Madrid. El meu pare va trobar treball en la marina mercant. Es va retirar amb 72 anys.

Jo em vaig posar a treballar per a un gran signatura de cosmètics com a esteticista a Madrid. Em vaig casar amb un francès i vaig tenir tres fills.

Entrevista

¿Carmen nos puedes dar tu nombre completo, el nombre de tus padres y tu lugar de nacimiento?

Sí, mi padre se llamaba Francisco López Estrella y mi madre Carmen Ibáñez Muñoz, yo me llamo Carmen López Ibáñez, nací el 16 de julio del 33 en Cartagena y a los tres días de nacer nos fuimos a Madrid

¿Tú naces y se van a Madrid?

Sí, mi madre siempre se iba a Cartagena porque cuando el barco llegaba a Cartagena mi madre iba a ver a mi padre.

Cuéntanos la historia de tus abuelos y de tus padres.

Mi padre nació en Roquetas de Mar en Almería, nació en 1907 y allí a los 15 años lo pusieron en la marina, se fue a la Escuela de la Marina.

¿Tu padre era marinero?

A los 15 años ya estaba en una escuela de marina y se fue a Madrid a estudiar.

Su padre con sus compañeros de la Marina antes de la guerra

¿Y por parte de madre?

Mi madre nació en Linares, Jaén en 1910.

¿Tus abuelos eran de ideas republicanas?

No, mis padres no tenían nada que ver con política ni nada, nada, nada, ni de un lado ni del otro ni nada. Es cuando ya mi padre …, los barcos se fueron desde Cartagena, que claro, no tenían política ninguna, porque los marineros en realidad que se fueron de España no tenía ninguna política.

¿En qué momento se conocen tus padres y cuándo se casan?

Mis padres se conocieron cuando mi padre estaba estudiando en Madrid, conoció a mi madre. Mi madre tendría unos 18 años o así, entonces se conocieron, fueron novios y se casaron a los 20 años. Mi padre tenía 23 y mi madre 20.

Se casan y ¿cómo sigue su vida?

Pues ellos la vida normal, de un marino, que va de un puerto a otro. Mi madre cuando podía pues iba verlo, conmigo y con mi hermana.

Tú habías nacido en el 33.

Sí, mi hermana Antonieta nació en el 35 y entonces es cuando estalló ya la guerra y se fue toda la marina española al extranjero, bueno se fueron por ahí, cada uno en un sitio, cada cual en su sitio y pues nosotros nos quedamos con mi madre, las dos hermanas.

Y mi madre pues ¿qué hacía?, nos tenía que mantener. Entonces la hermana de mi madre nos cuidaba a mi hermana y a mí y mi madre iba a coser a las casas, cosía y se hacía su dinerito. Y ya por la noche le decían, por la noche, “¿Carmen qué quiere comer?” “No, no me deis de comer, eso dármelo para mis hijas”. Como era eso de la seguridad social, que mi tía iba a coger la sopa, que eran cuatro garbanzos y agua, el pan que era negro como el tizón y como era en casa de ricos que iba mi madre a trabajar pues le daban la cena y la cena la traía para nosotros..

¿En ese entonces tu padre estaba dónde?

Mi padre con el barco llegó a Bizerta, en Túnez.

¿Pero antes estuvo dónde, la armada se va toda desde dónde?

Desde Cartagena.

Pero no era la Armada Republicana.

Bueno, luego dijeron que era republicana, pero los marinos en realidad no eran ni fascista ni republicanos, había chicos de 15 y de 18 años en los barcos que estaban practicando, ¿cómo quieres que esos niños fueran políticos?, pues les dijeron ¡ále...!, los rojos…los llamaban los rojos y ya está. Pero ya mi padre, cuando llegó a Bizerta, lo pusieron en un campo de concentración.

¿Sabes en nombre del campo?

Ya no me acuerdo yo.

¿Pero era en Túnez?

Sí, sí era en el sur, que era un calor tremendo, y está no sé si seis meses.

¿Y ustedes seguían aquí?

Nosotros seguíamos en Madrid, entonces mi madre se quería ir y cómo trabajaba en casa de gente muy rica y de gente poderosa, le dijeron: pues nosotros te vamos al arreglar los papeles. Y esa gente rica, le arreglaron los papeles a mi madre y nos fuimos.

¿Y cómo se fueron?

¡Ja ja!, pues mira, de Madrid nos fuimos a Argelia, de Argelia, todo en tren, Argelia Marruecos, de Marruecos a Ceuta, bueno un viaje muy largo, muy largo y llegamos en tren por fin a Bizerta.

Carmen Ibáñez, su madre

¿Y ahí cómo es la vida?

Bueno el primer año, como fue en el 41, ¿pues la vida allí?, una vida normal, eran muchos los moros, pero Bizerta era un sitio donde había mucho la Armada francesa, había aviadores, había marinos, había el ejército francés, claro era una colonia Bizerta, y luego en Ferryville, donde estuvimos, luego también estuvimos en Tinja, y todo eso era pues una colonia francesa, mucho moro, claro, estábamos con los moros y bueno muy bien. Luego ya empezó la guerra otra vez allí, la Segunda Guerra Mundial, estuvimos invadidos por los italianos y los alemanes.

¿Y ya había nacido tu hermano?

Sí, entonces mi hermano nació en el 42, creo, me llevo 10 años con él, no, en el 43.

¿Y ustedes en esa época en que lugar estaban?

Estábamos se Bizerta y cuando empezó la guerra pues dijeron que había que evacuar Bizerta, que nos teníamos que ir todos, todos. Y entonces mi padre alquiló un moro con un carro, que parecíamos gitanos, mi madre que estaba en estado la pobrecita, nos fuimos, anda a ver a dónde íbamos, no sabíamos. Mi madre al lado del burro, así, en estado y nosotras con varios españoles en bicicleta y nos llevaban los españoles aquí delante y por detrás de las bicicletas, todo el camino con los bombardeos, total que llegamos a Ferryville.

Y en pues claro, buscando españoles, buscando gente que... entonces hubo un señor que le llamaban “el zapatero”, que era también de la Marina Española y dice “bueno yo por ahora os puedo dejar mi casa, esta noche y luego ya buscáis algo”. Entonces dormimos en el suelo así, y el otro día un señor, un francés nos dijo “mira yo tengo, (no sé cómo se dice), ‘cochineras’, si queréis las arregláis entre los españoles que habéis venido y eso es lo único que puedo hacer. Y tengo también a donde se lava la ropa, unos lavaderos, pero de tejado ahí”, y entonces ahí nos vamos, y fuimos todos los españoles. En una cochinera hicieron la cocina, que mi madre cocinaba.

Eran todos españoles.

Todos españoles.

¿Eran españoles todos exiliados?

Todos exiliados, como entonces en un sitio dormían los españoles, en otro sitio eran el comedor, y en otro sitio era la cocina. Y mi madre dio a luz en la lavandería, y es allí donde nació mi hermano.

Su padre (primero por la izquierda)

¿En esa época ya habías ido a la escuela?

Bueno iba a la escuela en Bizerta, que era un colegio de monjas y entonces…

¿Y hablaban francés?

Yo no sabía nada de francés, pero como mi padre decía, “en dos meses hablábamos francés”, claro, yo con ocho años y mi hermana seis.

¿En tu casa qué se hablaba?

Español, mi padre decía aquí en esta casa estás en España, y aquí se habla español. Y por eso no lo hemos dejado, porque hay muchas familias que se fueron allí, empezaron a hablar francés, hablaban un francés fatal, un francés a mitad español, mitad francés que no lo entendíamos. Y nosotros pues…

Entonces cuando después se pasan a esta otra ciudad donde nace tu hermano ¿cuánto tiempo se quedan allí?

Pues allí nos quedamos, porque me acuerdo que en el momento en que mi madre dio a luz, al otro día empezaron los bombardeos y entre todos los vecinos hicieron una trinchera y allí estuvimos en la trinchera bastante tiempo, hasta que se pasaran los bombardeos. Y estuvimos allí puedes hasta que ya a la guerra empezó a estar mejor y yo a ir al colegio.

¿Y ahí ya empezaste a ir al colegio?

Sí.

¿Era un colegio…?

Laico, porque ya mi padre decía nada de religión, ni nada de eso y eran todos profesores franceses que venían de Francia para dar clases.

¿Tú tienes recuerdos de si tus padres en algún momento querían volver, que siempre estaban con esa idea?

Pero ellos querían, pero decían que mientras estuviera franco que ellos no venían.

¿Y tenían relaciones con gente republicana en esta ciudad?

En qué ciudad.

Donde fuiste a la escuela.

Claro, claro mucho, todos los españoles nos reuníamos y luego celebraban el 14 de abril, que era la fiesta de la República española y entonces nos reuníamos todos los españoles, hacíamos una fiesta.

Había bastante gente.

Sí, ahí en Túnez había bastantes españoles, sí, muchos, muchos.

¿En tu casa la comida era estilo española?

Sí mi madre cocinaba estilo español.

Llegaron a comer alguna vez comida tipo…

¿Moro?, sí, sí, lo que yo te decía antes, el cuscús es típico de allí, el cuscús.

Su padre con sus primos

¿Pero el cuscús lo empiezan a comer más tarde?

Bueno ya cuando vimos que empezó a ir la cosa mejor, íbamos al colegio, ya mis padres buscaron un apartamento, estábamos viviendo en dos habitaciones, el váter estaba fuera, la cocina estaba fuera, era como un patio.

Entonces tu ibas a la escuela. ¿Y tus amistades de la escuela eran hijos de españoles?

No, casi todos franceses, bueno franceses, italianos, sicilianos, ahí había de todas las razas. Y ahora, hace pues siete años que uno de ellos, uno de los alumnos dijo que quería reunir a todos los alumnos que estuvieron allí y todos los años nos reunimos en Tuolon.

En Francia.

En Francia y a lo mejor nos reunimos 150, todos los alumnos.

¿Dime tú hasta que año estudiaste en Túnez?

Yo estudie hasta los 21 años.

Estuviste en Túnez hasta que cumpliste 21 años.

No, espera, si 21.

Y en esa época tu vida era ir a la escuela, y ¿trabajaste?

Entonces, ya dejé un poco la escuela y me puse a trabajar en un monoprix, que se llama así, en Túnez y luego digo yo quiero ir a España, yo quiero ir a España y entonces mi padre dijo bueno, en el 59 me fui. Mi tía me estuvo esperando en el aeropuerto, me recogió mi tía, en Madrid. Entonces mi padre decía “tú, mira de que no te cojan, nos escribes y nos dices que todo va bien, eso quiere decir que la cosa…” bueno, y entonces yo en las cartas siempre “todo va bien”.

Cuando tu vienes por primera vez a España después de estar en Túnez ¿cuál es tú impresión?

Mi impresión, claro porque allí éramos más bien la gente sencilla, aquí en Madrid más lujo.

¿En esa época?

Claro, yo a donde estaba en Madrid era gente millonaria, a donde yo estaba, gente muy rica, claro, había pobres, pero ni los veías, a donde yo estaba era todo gente de dinero. Estuve trabajando en casa de un médico y dando clases de francés.

¿Cuánto tiempo estuviste en Madrid?

Estuve pues hasta que mis padres llegaron, porque primero vine yo, luego vino mi hermana y luego vinieron mis padres, entonces mi hermano tenía ya 16 años, el hizo la mili aquí en España.

¿Antes de venirte para Madrid tú tenías allá lugares en donde te juntábas con hijos de republicanos?

No, no, como no hacía política, ni hacía nada, pues no.

Pero dices que cuando eras más pequeña vas a celebrar el 14 de abril.

Sí claro porque todos los mayores celebraban, pues los críos íbamos todos, pero no.

Entonces cuando llegas a Madrid, te vienes con una tía. Y dices que vivías en un ambiente muy estirado.

Sí, pero claro yo trabajaba con gente rica. Luego después de ese médico me fui a trabajar con un conde, que tenía cinco hijos y yo a enseñarles el francés.

Después dices que se viene tu hermana.

Sí, y entonces mi hermana encontró un trabajo en casa de un primo del médico donde yo había trabajado y se fue a Logroño, a trabajar.

Después dices que llegan tus padres con tu hermano

Sí, entonces nosotros entre las dos, con lo poco que ganábamos, alquilamos un piso para que mis padres tuvieran un piso claro. Y claro al llegar mis padres, pues mi padre con una mano delante y otra detrás, no tenía trabajo. Entonces estuvo vendiendo tubos por las casas, haciendo trabajitos y así. Entonces tenía un primo que era de la Marina y le dijo yo te ayudo a buscar algo. Pero claro no podía entrar en la Marina y entonces le buscó un barco de mercancía y entonces ahí estuvo ¡uf!, hasta los 72 o 73 años.

Carmen con su hermana Antonia

¿Estuvieron viviendo en Madrid, siempre?

Sí siempre.

¿Y no querían venir para Alicante?

Entonces es cuando mi padre como estaba en la Marina mercante, ya era mercante pues muchas veces venían aquí a Alicante. Y entonces mi madre decidió…, bueno, yo me casé antes.

¿En dónde te casas?

En Madrid. Pero mi marido venía de Francia, mi marido vivía en Francia.

Te casas con un francés.

Sí. Entonces nos casamos, mi hermana se casó con un madrileño, que mi hermana sigue viviendo en Madrid y entonces mi madre dice “yo me voy a vivir a Alicante porque allí veo a tu padre más a menudo”. Y es cuando se vino mi madre a vivir a Alicante.

¿Después tu vida cómo continúa?

Yo mi vida en Francia.

¿Cuando te casas te vas a Francia?

Sí, me voy a París y allí estuve trabajando en Galery Lafayette, enfrente de la ópera, estuve trabajando porque mientras yo trabajaba en casa del conde, estuve cogiendo para sacar un título de Esteticien. Y luego hice otro en París de manicura, pedicura, estética, en París. Y es cuando entré en casa Revlon, es una casa de productos. Y ahí estuve trabajando con Revlon, luego me salí de ahí porque tuve a mi hija.

¿Tu marido en qué trabajaba?

En los seguros.

Y ya cuando tuve el tercero, ya me cambié de casa, en vez de Revlon estuve en Elena Rubistein.

Y siempre viviendo en París.

Si, siempre viviendo en París.

Tus tres hijos son franceses.

Si, los tres.

¿Y después qué pasa?

Pues nada, iban al colegio, cada uno tuvo su carrera, su cosa y luego ya cuando nos jubilamos decidimos de venirnos a vivir aquí a Alicante, porque estaban aquí mis padres.

¿En qué año fue eso?

En el año 91.

Llevas poco viviendo aquí.

Bueno va a hacer 20 años, cuando nos jubilamos porque claro si trabajabas allí no podíamos…

Y cuando llegas, regresas a Alicante, cuando vuelves de París.

Cuando vuelvo de París me vuelvo a Alicante. Es que durante las vacaciones, compramos un pisito. Y en ese principio mi madre decía “mira en vez de dejarlo todo un año vacio, yo me quedo en el piso, os pago lo que tengáis que pagar, (que era poquísimo, una renta pequeña) y yo os pago eso”. Entonces teníamos nuestra casa claro.

¿Y tus papás ya estaban viviendo en Alicante?

Sí, porque mi padre cuando se jubiló, porque luego ya después de la guerra y todo eso dijeron que perdonaban a todos los marinos que habían regresado y todo eso, que los perdonaban. Bueno eso ya hace tiempo. Entonces le dieron un retiro a mi padre, como le correspondía, como si hubiera estado en la Marina, sin salirse de la Marina, y le dieron un retiro muy bueno.

Yo me acuerdo que cuando Franco estuvo tan malo, estábamos en Francia, bueno yo y mi marido y claro yo estaba “¡que Franco se va morir!”, y entonces yo todas las mañanas cuando mi marido se levantaba, decía “el pato sigue vivo”. Nada, hasta que…

Carmen con su padre

¿Cuándo vuelves a Alicante?

Franco yo creo que se había muerto cuando mis padres regresaron, no me acuerdo si Franco ya se había muerto, que es cuando dijeron que perdonaban.

Claro porque tú decías que tu padre no quería venir si Franco viviera.

Ah! eso, yo creo, no sé bien si mi hermano se acordará de eso, porque tenía 16 años.

Pero tú piensas que posiblemente sí.

Sí, yo creo que sí, porque si le dieron ese retiro, es que ya no estaba Franco.

¿Y tu marido conocía Alicante?

Claro, si veníamos todos los veranos, veníamos todos los veranos a casa de mis padres.

Reunión familiar en Alicante

Y cuando decides venirte a vivir ya definitivamente a Alicante, tus hijos…

Bueno, ellos como venían todos los veranos, encantados. Entonces mi hija salía con un chico allí en Paris y dice bueno “yo mamá me quedo”. Yo le dije “bueno quédate”, como ya era mayorcita. Entonces cuando ya nos íbamos dice “no, yo me voy con vosotros”, y es cuando conoció al marido aquí en Alicante.

Como veías tú la vida del exilio de tus padres, pensabas que siempre querían volver.

¡Ah!, ellos siempre querían volver,  les tiraba su patria, es normal.

Tus padres tenían amigos españoles en el exilio, en Túnez, se visitaban mucho?

¿La educación que tenías en Túnez cómo era? (…)

Muy bien, muy bien, una enseñanza verdaderamente francesa, nada de moros, porque los moros tenían sus colegios también, pero los franceses tenían el colegio también.

¿Y los moros, como tú dices, no iban con ustedes a la escuela?

No, ellos tenían su colegio.

No se juntaban.

No, no.

¿No tenías amigos árabes?

Bueno, conocíamos a gente mora y eso, pero no, no era la amistad que teníamos entre los franceses, los italianos, todos los europeos, aunque teníamos amigos también moros, pero....

Cuando llegaste a Alicante ya estaban jubilados tú y tu marido. ¿Qué es lo que más valoras de vivir aquí en Alicante?

¿Que valoró?, pues la libertad, no trabajo, que allí en París, que si el metro, que si el autobús, que si el tren, que para ir a trabajar, que los niños, aunque allí teníamos muchas ayudas en Francia, muchas ayudas para los niños, para todo, para todo. Yo con mis hijos, iban a unas colonias de vacaciones y yo no pagaba, los libros, no pagábamos los libros.

Reunión anual en Toulon (Francia) de los antiguos alumnos
de la escuela francesa de Tindja (Túnez)

¿Cuándo te vuelves francesa?

Yo cuando me casé.

O sea a los 21 años.

No, yo me casé a los 26 años.

Y ahí es cuando adoptas la nacionalidad por tu marido.

Sí por mi marido, porque yo dije yo voy a llegar ahí y por ser extranjera tengo que hacer todos los papeles de extranjero, voy allí y en seguida, fui y encontré trabajo.

Ya hablabas perfectamente francés.

Hombre claro, en la escuela.

Sí, hablabas francés en la escuela y español en casa.

Mi marido, cuando yo me casé con él no hablaba nada de español, y luego ya hablaba español.

Aprendió contigo.

Si claro y luego ya cuando venía aquí, veníamos todos los años.

¿Tus hijos se han adaptado a vivir aquí?

Encantados, encantados. Los tres hablan tres idiomas, español, inglés y francés.

Carmen con su marido y sus hijos

Tienen la nacionalidad española.

Francesa y española.

¿Carmen qué piensas sobre todo lo que es la memoria histórica, todo lo que se habla?

Y a la gente que está buscando a sus familias.

Sí, eso, han encontrado un cuerpo, luego otro y estaban todos tirados en un pozo y están desenterrando y ahora lo han quitado.

     
^ subir ^
   
      ______________________________________________________________________________    
     
©exiliorepublicano.org