Hijos y nietos del exilio republicano
 
 

PROTAGONISTAS

 

JEAN CEBRIÁ

   
 
Argelia
Robert Ferrer
Sylviane Ortega
Lina Poquet
Annik Valldecabres
Alicia Vázquez

Argentina
Antonio Callejón
Sergio Dantí
Margarita Martínez
Guillermo Vendrell

Colombia
Miguel Trias

Chile
Salvador Goya
Mónica Goya

Marruecos
Jean Claude Torres

México
Ángela Botella
Andrea Luquín
Estrella Olvera
Carmen Simón
Rosa Tineo

Túnez
Carmen López
José Carlos López

Uruguay
Pablo Molero
Mario Pérez

Venezuela
Jean Cebriá
Carolina Luis
Maya Gracia
Ambar Maldonado
Marina Silvestre
José Silvestre
 

Jean Cebrià Rocasalbas, nació el 29/03/1944 en Pithiviers, Francia.

 Hijo de Catalanes, su padre fue Juan Cebrià Torné nacido en Gironella y su madre Teresa Rocasalbas Vicente, nacida en Artés. Sus abuelos maternos fueron: Juan Rocasalbas Pujol, nacido en Artés y Concepción Vicente, nacida en Manresa. Sus abuelos paternos fueron: Jaime Cebrià Codina, nacido en Gironella y Josefa Torné Padrón, nacida en Barcelona. Todos ellos fueron Republicanos.

 

Presentación
Metodología
Galería fotográfica
Música y videos
Otros documentos y enlaces
Bibliografía
Créditos y agradecimientos
Blog
Exiliorepublicano.net

BLOG

MEMORIAL DEMÒCRATIC


CORREO ELÉCTRONICO

info@exiliorepublicano.org

Su padre, Juan, fue anarquista y miembro de la CNT, estuvo en el bando republicano hasta el año 1939 cuando se fue a Francia con su compañera Teresa. Se separaron yendo cada uno a un campo de concentración Francés. Salió del mismo como voluntario para luchar contra el nazismo. Al final de la guerra trabajó de sastre, se reunió con Teresa en Perpiñán y luego se trasladan a Pithiviers, donde nacen sus dos hijos, Jacques y Jean.

En el año 1948 embarcaron, desde Cannes, hacia Venezuela. En este país, siempre fiel a sus principios, su padre organizó múltiples cooperativas (muchas fracasaron por falta de formación local). En el año 1953, sus padres se casan en Caracas a efectos de legalizar los documentos de sus hijos. No vuelven de visita a España hasta la muerte de Franco. Su padre muere en 1972 en la ciudad de Valencia, Venezuela.

Estudia siempre en institutos laicos oficiales, se hace profesor donde desarrolla una fructífera labor en actividades tanto docentes como administrativas que le valen varios reconocimientos y condecoraciones. Tiene tres hijos y se jubila en el año 1994.

En el año 2002, previendo los acontecimientos que se desarrollarían en Venezuela, emigra a Cataluña (Manresa) con su esposa e hijo menor. Posteriormente le siguen las hijas y sus familias. A la muerte de su hermano Jacques, trae a su madre la cual cumple 100 años en el 2010.

_____________________________________________________________________

Jean Cebrià Rocasalbas, va néixer el 29/03/1944 a Pithiviers, França.

Fill de Catalans, el seu pare va ser Juan Cebrià Torné  nascut a Gironella i la seva mare Teresa Rocasalbas Vicente, nascuda a Artés. Els seus avis materns van ser: Juan Rocasalbas Pujol, nascut a Artés i Concepció Vicente, nascuda a Manresa. Els seus avis paterns van ser: Jaime Cebrià Codina, nascut a Gironella i Josefa Torné Padrón, nascuda a Barcelona. Tots ells van ser Republicans.

El seu pare, Juan, va ser anarquista i membre de la CNT, va estar al ban republicà fins a l'any 1939 quan se'n va anar a França amb la seva companya Teresa. Es van separar i cadascun va ser a un camp  de concentració Francès. Va sortir del mateix com a voluntari per lluitar contra el nazisme. Al final de la guerra va treballar de sastre, es va reunir amb Teresa a Perpinyá i després es traslladen a Pithiviers, on neixen els seus dos fills, Jacques i Jean.

L'any 1948 van embarcar, des de Cannes, cap a Veneçuela. En aquest país, sempre fidel als seus principis, el seu pare va organitzar múltiples cooperatives (moltes van fracassar per falta de formació local). L'any 1953, els seus pares es casen a Caracas a efectes de legalitzar els documents dels seus fills. No tornen de visita a Espanya fins a la mort de Franco. El seu pare mor el 1972 a la ciutat de València, Veneçuela.

Estudia sempre en instituts laics oficials, es fa professor on desenvolupa una fructífera tasca en activitats tant docents com administratives que li valen diversos reconeixements i condecoracions. Té tres fills i es jubila l'any 1994.

L'any 2002, preveient els esdeveniments que es desenvoluparien a Veneçuela, emigra a Catalunya (Manresa) amb la seva esposa i fill menor. Posteriorment el segueixen les filles i les seves famílies. A la mort del seu germà Jacques, porta la seva mare que compleix 100 anys en el 2010.

Entrevista

Jano nos puedes dar tú nombre completo y tu lugar de nacimiento.

Sí, como no, mi nombre es Jan Cebriá Rocasalvas, nací en Pithiviers, en Francia, el 29 de marzo de 1944.

¿Tienes conocimiento de la vida de tus padres durante la guerra civil y de tus abuelos, nos puedes contar un poco de su historia?

Si algo sé, lo he oído siempre. De mis abuelos lo que sé es que todos eran republicanos y de mis padres que, digamos, tomaron parte más activa en todo eso y siempre fueron exiliados, exiliados fuera de sus pueblos natales y después hacia otros países.

Abuelo de Jean tocando el acordeón

Nos puedes contar un poco su participación o de lo que sabes sobre ellos.

Sí, papá era de Gironella y militaba en la CNT y sí tenía actividad política, digamos notoria. Ya en el pueblo después, cuando hubo la represión, lo señalaban como rojo, aunque antes los rojos eran todos los que no eran de derecha, o sea no era comunista, pero sí de la CNT y claro tuvo actividades de orden político.

Posteriormente, en la guerra, nunca fue al frente porque tenía un físico muy enclenque pero estuvo siempre en intendencia y organizando digamos lo que había que organizar en la retaguardia o qué sé yo, nunca fue al frente por eso porque tenía un físico bastante frágil.

Bandera CNT-FAI

¿Por parte de tu madre?

Bueno en aquella época las mujeres no eran tan activas como ahora y mamá lo que hacía era seguramente seguir a papá a todos los sitios que iba y hacer lo que le decía papá, que se fuera a tal pueblo que ahí se verían o que se fuera a tal otro sitio, no habíamos nacido ninguno de nosotros en esa época.

¿Sabes cómo se conocieron y cómo se casan?

Sí bueno en aquella época todavía las mujeres se divertían yendo a los bailes, a los templetes como decimos ahora, de los pueblos y a papá le gustaba mucho bailar y a mamá también, bueno era la única diversión de las mujeres de los fines de semana y se conocieron en los bailes.

Tarjeta de inscripción de la madre de Jean

¿Y dónde vivían?

Papá vivía en Gironella y mamá en Artés, que es donde nació también, pero se conocían de todos los pueblos aledaños porque las fiestas mayores iban una vez a un pueblo y otra vez a otro y así.

Papá trabajaba en Sallent, como sastre, era sastre y después se fue a Barcelona a trabajar pero siempre se veían los fines de semana y se ponían de acuerdo.

Extracto del reglamento

¿Cuánto tiempo antes del exilio se casaron?

Bueno no se casaron que yo sepa sino hasta Venezuela, nunca se casaron, porque ellos eran digamos consecuentes con sus ideas y nunca se casaron, pero en Venezuela sí porque ya habíamos nacido nosotros y allí era un problema de orden legal, que ellos no lo veían muy bien, y se casaron pero fue muchos años después.

¿Tú sabes cómo salen?

Sí, ellos salieron por Portbou, porque por aquí contaban que estaba mucho más vigilado y se tuvieron que ir mucho más hacia al éste digamos.

¿Salieron juntos?

Bueno no juntos pero sí se movilizaron juntos, primero sale uno y después el otro, por cuestiones de seguridad y que sé yo, no sé. No salían juntos pero muchas veces sí pasaban de un lado a otro juntos y después en Francia se encontraron. A lo mejor a papá lo metían en un campo de concentración y luego se iba y buscaba mamá que estaba en una casa de pagès haciendo trabajos de servicio que es lo único que podía hacer.

¿Salen ellos dos solos o sale alguien más de la familia como los abuelos?

No, salen ellos dos solos, los abuelos ya eran bastante mayores en esa época y no se movieron.

¿Ni hermanos?

Ni hermanos aunque todos eran hasta donde sé republicanos, pero el único que se fue, fue papa, los demás se fueron del pueblo pero quedaron dentro de Cataluña, se fueron a pueblos pequeños en donde digamos eran desconocidos supongo y entonces pues así  pasarían desapercibidos. El más activo tengo entendido también que era papá, también era el mayor de la familia.

¿Y cuando llegan a Francia tu papá va un campo de concentración?

Sí estuvo poco tiempo.

¿Cómo se llamaba?

No me acuerdo, la mamá se acordará posiblemente, sé que estuvo muy poco tiempo. Las mujeres se fueron a otro sitio donde estaban más libres.

¿Entonces ahora cuéntame cómo es su estancia en Francia, cómo se encuentran ellos?

Bueno una vez que estuvieron en Francia, papá estuvo obviamente buscando trabajo y se contactó con otros españoles seguramente. No sé cómo hicieron pero llegaron a Pithiviers que es donde nací yo, vivíamos en una casita en las cercanías del centro del pueblo.

Tarjeta de residencia

¿En qué trabajaban tus padres en esa época, antes de que tú nacieras?

Bueno mamá trabajaba en una masía de servicio, en la limpieza y estas cosas y papá no estoy tan seguro pero también estaba en el campo, pero no estaban en el mismo sitio, estaban cerca pero no en el mismo sitio. Después me acuerdo que a mamá siempre le gustó esa casita donde al final se reunieron y nacimos nosotros, mamá estaba muy contenta porque una de las pocas veces que he visto a mamá triste es porque se acordaba de esta casa donde yo había nacido, donde habíamos nacido, en Pithiviers. Y debe ser porque por primera vez mamá tenía algo que era suyo, aunque la casa no era nuestra evidentemente, pero tenía muebles, tenía cosas y por eso le dio mucha tristeza cuando tuvo que dejarlo, era la única vez que había tenido algo seguramente.

Tarjeta de identificación del padre de Jean

¿Como transcurrió la vida hasta el momento que deciden irse de Francia?

Bueno tengo entendido que se van porque querían hacer las Américas y porque le habían ofrecido trabajo a papá en América y me imagino que vieron una oportunidad de mejorar, porque mamá también siempre estuvo muy renuente a irse, también por esas cosas de orden sentimental y hasta material. Y papá pensaba que como sastre le iría mejor, aunque en Francia ya trabajaba también como sastre, después del campo ya había conseguido trabajo de sastre y claro en Francia había más trabajo de sastre porque la cultura francesa evidentemente es más de vestir mejor que aquí en España. Bueno decidieron irse no sé por qué motivos, supongo que para un futuro mejor o algo de eso por el estilo o para hacer las Américas como llamaban antes.

¿Y en qué año se van?

Nos vamos en el 48 y llegamos a Caracas a finales del 48, con un barco que no me acuerdo cómo se llamaba, pero me acuerdo del barco…me acuerdo que había una baranda muy endeble que nos prohibían siempre acercarnos porque efectivamente no era un barco de pasajeros era un barco de carga transformado a barco de pasajeros. Me acuerdo de los peces voladores que saltaban a la proa del barco y nosotros tratábamos de perseguirlos y siempre nos perseguían a nosotros para que no nos fuéramos a caer al mar. Atacamos en la Guaira, en el puerto de la Guaira en Caracas mismo.

¿Qué edad tenías tú?

Cuatro años.

Jean con sus padres y su hermano

¿Y en ese momento cómo empieza a ser la vida en Venezuela?

Bueno al principio no teníamos donde ir, cuando llegamos nos acogieron unos conocidos de papá y mamá y estuvimos en su casa un tiempo, en Caracas. Después ya consiguieron una pensión donde vivíamos, por San Juan cerca del centro de Caracas. Ahí estuvimos viviendo un tiempo hasta que consiguieron ya un pisito que lo estaban terminando, que era en un barrio, una barriada de Caracas que se llamaba el Manicomio porque había un psiquiátrico, un hospital psiquiátrico muy cerca.

¿Tu papá en aquel momento seguía con cuestiones de tipo político relacionadas con España?

No, la relación con España que yo sepa se perdió, en tal caso siempre había relación con los catalanes porque habían venido unos cuantos y se conocieron y se establecieron e hicieron los contactos necesarios. Y a través del Centro Catalán que en aquella época se estaba creando y ése era el vínculo digamos comunitario.

¿Tú tienes idea de si tus papás extrañarán Cataluña o de que quisieran siempre volver?

Bueno nunca lo manifestaban pero se intuía que era así, porque en casa se hablaba nada más que catalán evidentemente, el francés lo perdimos porque justamente se hablaba más catalán que francés, aunque ellos también hablaban francés  pero claro privaban sus raíces, el catalán.

Papá siempre dijo que mientras Franco estuviera vivo nunca volvería, eso me acuerdo perfectamente que siempre lo decía y en efecto vino cuando hubo la reconciliación y dejaron entrar y entonces como al año vinieron por primera vez papá y mamá.

¿En tu casa se hablaba de la guerra civil con amigos?

Sí, se reunían los amigos y la mayoría de las veces hablaban de la guerra eso sí, todos eran exiliados, todos eran republicanos y sí se hablaba. Allá en Venezuela trataban de organizarse sobre todo con la gente del país, a papá siempre le gustaban las cooperativas y trataban siempre de hacer cooperativas y de hecho las implementaba pero siempre fracasaban porque no había la actitud ni la conciencia ciudadana para formar cooperativas y entonces claro empezaban y siempre terminaban mal.

Papá trabajo de varias cosas: de sastre, de taxista, bueno hizo lo que podía pues, inclusive cuando llegamos al principio iba a ser en teoría campesino, pero claro las condiciones no estaban dadas, se les había dicho que tenían trabajo y casa en el campo, pero cuando fueron al sitio no había nada de eso y se volvieron a la ciudad y ya después nunca se acordaron del campo porque de hecho nunca fueron campesinos.

¿Tu mamá trabajaba?

Sí mamá trabajaba, primero ayudando a papá con la sastrería y después trabajaba en puestos del mercado vendiendo ropa, de los mercados populares, públicos. Al principio también tuvieron una pequeña quincalla donde vendían cositas, souvenirs y cosas de éstas por el estilo y digamos han ido cambiando de actividad, hasta que papá dejó de ser sastre porque no había quien hiciera ropa a la medida como hacía él y no le gustaba el pret a porte, como se dice, nunca le gustó. Hasta dejó pasar oportunidades muy buenas desde el punto de vista económico, porque decía que no quería engañar a la gente, de llevar ropa que estaba pre-hecha.

¿Tú en qué escuela ibas?  ¿Cómo eran tus amigos?

Siempre fuimos a escuela públicas, nunca fuimos a escuela privadas, supongo que porque a papá nunca le gustaba, digamos prefería la pública y fuimos en primaria a una escuela municipal que estaba cerca de casa y después yo fui a la escuela técnica estudié bachillerato y mi hermano igual y después fuimos a la universidad. Ahí los amigos eran todos venezolanos claro, no coincidí nunca con españoles, salvo ya a nivel mediano y superior, entonces sí alguno que otro era español y casi siempre eran republicano también.

¿Qué era lo que se comía en tu casa, era comida venezolana o era española?

¿Iban al Centro Catalán?

Sí, íbamos al Centro Catalán porque éramos socios desde el inicio. Pero después hubo un momento que papá no podía pagar el Centro Catalán y pidió que le dieran de baja pero le dijeron que si no pagaba no lo exoneraban pues, y entonces se molestó mucho y hubo una época, yo diría de años, que no fuimos más al Centro Catalán, aunque íbamos de invitados con amigos catalanes, pero no éramos socios.

¿Ya eras mayor?

Si ya tendríamos en esa época que se yo estaba yo en la escuela y estaba empezando seguramente bachillerato.

¿Y cómo ha seguido tu vida después en Venezuela?

Bueno comparado con aquí supongo que muy bien, porque aquí estaba la situación, tengo entendido, bastante mal para proseguir estudios. Allí había mucha facilidad para seguir estudiando, papá y mamá siempre quisieron que estudiáramos por lo tanto estaba todo hecho y entonces claro estudiamos todos allá, fuimos a la universidad.

¿Qué pasó después de eso?

Bueno después de eso primero yo estudié en la escuela técnica que había profesores que eran catalanes y conocían a papá y le dijeron que por qué no estudiaba yo ahí y estudié en la escuela técnica. Mi hermano también hizo unos estudios en la escuela técnica pero después siguió con el bachillerato clásico, yo me quedé en la técnica y me graduó de técnico en Electrónica.
Me fui a trabajar a la IBM, a las empresas grandes que habían en aquella época y de allí fui digamos progresando desde el punto de vista profesional y económico. Pero después por otro amigo catalán y otros españoles que estaban en la escuela técnica me empezaron a decir que si quería dar clases ahí y entonces dije que sí que probaríamos y entonces pedí permiso a la empresa, me dieron unas horas, esas horas daba clase, hasta que al final me fueron ofreciendo cada vez más horas de clases y al final me pasé a educación permanentemente. Entonces estudié después Educación, me gradué de profesor de educación y seguí trabajando siempre. Después de aquí progresé de alguna manera, me fui a nivel central del ministerio, tuve cargos relevantes hasta que me jubilé.

¿Cuándo te casas?

Por primera vez me casé… debió de haber sido en el 66, 67, porque la hija mayor nació en el 69 y teníamos dos años de casados. Y después la segunda vez que me casé, estuvimos viviendo juntos hasta que iba a nacer Jean Pierre, que fue en el 90, o sea habrá sido en el 89,88.

¿Nos dijiste anteriormente que tus papás no se habían casado, cuándo se casan?

Según creo haber leído en una gaceta oficial, se casaron en el 54, en Caracas, allá las parejas que no estaban por matrimonio civil efectuado se veía un poco raro, lo veían mal y ellos para evitar esos problemas se casaron y ya sacaron toda la documentación como debía ser y yo creo que no tenían otra vocación de casarse si no fuera ésa.

¿Tu hermano que era mayor estuvo siempre en Caracas?

Si, bueno él viajó un poco más dentro de Venezuela por razones de trabajo, él estudió en Caracas y trabajó en la Phillips.

Jean con sus padres y su hermano

¿Cómo se llama?

Jaques Cebriá Rocasalvas, después estuvo en la Shell, estuvo en compañías petroleras y después al final se retiró de otra empresa que fabricaba aparatos de aire acondicionado y de refrigeración, entonces él era gerente de ventas, estuvo en eso hasta que se jubiló.

¿Tú ya habías venido de vacaciones a Cataluña?

No, yo no había venido porque no me llamaba simplemente la atención, prefería ir a otros países que estaban más cercanos y que por la cultura nuestra, que había adquirido en Venezuela, eran más próximos. Ya habíamos viajado a otros países, había ido a Argentina, Puerto Rico, a Estados Unidos, pero a España nunca nos lo propusimos hasta que vine a hacer un postgrado aquí en España.

¿Cómo te sentías tú en Caracas, te sentías distinto, distinto a tus compañeros, a tus amigos?

Al principio sí, cuando era pequeñito, me acuerdo que lloraba porque no quería ir a la escuela, porque no entendía bien el idioma porque me veían los niños seguramente diferente y me lo hacían ver, pero después ya no, después al revés, todo lo contrario. Yo me daba cuenta de que era físicamente un poco diferente, era más digamos europeo que latino, los rasgos pues, pero me integré perfectamente y no hubo ningún problema y ya después dejaron de molestarme.

¿Tú hablabas catalán con tus padres?

Muy poco.

¿Con tu hermano que hablabas?

Castellano

¿Pero tus padres hablaban siempre catalán?

Sí en casa siempre catalán por eso siempre lo he entendido bien sin problemas, aunque claro ahora me doy cuenta que entenderlo no es lo mismo que hablarlo y mucho menos escribirlo, obviamente.

¿Cuando vienes, vienes a estudiar un postgrado?

Una maestría en Salamanca

¿Y después de ese postgrado vienes a Cataluña?

Aprovechando que ya estábamos en Salamanca en el postgrado pues vine a visitar con Amparo, mi mujer, a las tías, a los familiares que teníamos aquí en Cataluña y entonces nos gustó mucho, sobre todo a Amparo le gustó mucho Manresa. Y dijo “si alguna vez tuviéramos que venirnos para acá me gustaría vivir en Manresa”.

¿Fue tu primer contacto con Cataluña?

Sí, el primer contacto.

¿Y vas a ver a la familia?

Sí, que vivían en Artés, en Navarcles y en Sant Boi, pero no el de Barcelona sino el que está hacia Vic.

¿El reencuentro con la familia cómo es?

¿Cuándo vas por primera vez a ver el lugar donde naciste?

Eso no fue cuando estaba estudiando, eso fue posterior, hicimos un viaje ya de turistas de verdad, fue en el 97, entonces aprovechamos y fuimos a Francia, fuimos a ver los tíos de Francia y fuimos a la casa donde nacimos.

Dinos la impresión cuando viste la casa donde naciste.

No me acordaba al principio, cuando la vi mi hermano todavía me acuerdo que me preguntó “¿a ver si te acuerdas cuál de todas esas casas es donde nacimos?”, mi hermano sí se acordaba porque había venido previamente varias veces y ya la conocía, él viajaba mucho más que yo evidentemente. Y cuando la vi dudaba pero al final supe cuál era, no sé, había cosas que me acordaba y me pareció muy pequeña comparada con cómo yo me la imaginaba, con cómo la tenía en el inconsciente, cómo suponía que era. No pudimos entrar esa vez porque no había nadie pero mi hermano si había entrado y me había descrito cómo era. Me acuerdo del piso que era de madera, no parquet como ahora tan sofisticado, pero sí lámina de madera, me acuerdo que mamá siempre tenía que limpiar de rodillas porque se limpiaba así en aquella época.

¿Y fuiste a otros lugares?

No, porque ya de aquí, de Pithiviers no habíamos ido a ningún otro sitio. Los sitios previos que son a donde ellos habían ido pues ya no había vínculos.

¿Y a donde nacieron tus padres?

Sí, hemos ido a la casa de mamá, en Artés que todavía se conserva, está modificada por dentro, está mucha más actualizada, se vive mucho mejor en otras palabras y hemos ido también a las casas de las tías y donde nació papá también en Gironella.

¿En qué momento deciden venirse definitivamente a España?

Bueno como tuvimos un niño que tuvo 20 años de diferencia con la hija menor, entonces nos cambió todo el panorama, nosotros no pensábamos sino venir a España pero después de que estuviéramos jubilados. Y pensaba pasar seis meses aquí seis meses allá y hacer un poco más de vida sedentaria digamos.

Pero no tuvimos esa oportunidad porque vino Jean Pierre, entonces al venir Jean Pierre ya pensamos más en él que en nosotros mismos y dijimos bueno vámonos más bien a Estados Unidos un tiempo, que Amparo tenía familia allá para que garanticemos que Jean Pierre vaya a la escuela, aprenda bien el inglés y tenga digamos una cultura diferente a la que va adquiriendo en casa solamente y después veremos si nos vamos a España, siempre pensábamos al final en ir a España. No sé por qué era una voluntad que teníamos interna, no era preestablecida, era que iba surgiendo.

Pero al final cuando nos íbamos a ir a Estados Unidos, vino el 11 de septiembre famoso, ya habíamos comprado una casa en Estados Unidos, en Miami, que es donde vive la familia de Amparo, teníamos apoyo en ese sentido y buscamos una casita pequeña pero muy bonita en una organización de esas gringas muy bonita, nos gustaba mucho y habíamos ido varios años a irla reparando arreglando a nuestro gusto. Pero vino el 11 de septiembre, cambiaron todas las cosas las reglas del juego y ya no pudimos ir a Estados Unidos porque digamos estábamos extremadamente expuestos y con un niño pequeño pues era muy problemático. Entonces decidimos vender esa casa en Estados Unidos y venirnos ya definitivamente para España, pero para eso pasó un par de años.

La idea que tú tenías de Barcelona o de Manresa por lo que te habían contado tus padres y cuándo llegaste, fue un choque para ti.

No, acuérdate que ya habíamos venido antes a Manresa y a Barcelona obviamente también, claro el hecho era compararlo con Estados Unidos o con Venezuela o con Argentina que sí tenía, -bueno cuando menos Buenos Aires- tiene mucho de europeo o Uruguay que también habíamos ido.

¿Tus papás no te hablaban de Barcelona?

Sí, que era una ciudad muy bonita, muy grande, pues muy cosmopolita como en efecto lo es, pero nada comparado a verla, pues sí, nos gustó mucho y nos sigue gustando, Barcelona es una ciudad para nosotros muy bonita, muy acogedora. Claro nunca quisimos vivir en Barcelona porque ya le corrimos a las ciudades grandes porque se vive peor, tienes más actividades culturales seguramente, artísticas, pero el costo de la vida es mayor, las exigencias son mayores, los pisos son mucho más costosos. Amparo siempre insistió en Manresa, a mí me pareció muy bien también y nos establecimos aquí en Manresa. Y ahora hay algunas hijas que nos dicen “¿por qué escogieron Manresa y por qué no el resto de España donde no hay catalán?”, es un problema ahora porque para trabajar a las hijas les resulta complicado el catalán. Nosotros no porque ya no trabajamos, nosotros no tenemos más que hacer las únicas cosas que nos permiten: o cuidar viejitos o niños o limpiar, es lo único que podemos hacer, no tenemos otra alternativa.

Teresa, la madre de Jean, celebra sus 100 años

¿Y con tus hijos no les transmitieron la cultura catalana, con la abuela?

Si, sí por supuesto acuérdate que eso queda intrínseco, eso viene tan interno que es imposible evadirse. Aparte de que las hijas grandes que son de otra persona, que es médico por cierto, también era hija de catalanes, por lo tanto la cultura y las costumbres se mantuvieron más o menos igual, con las limitaciones de no encontrar las cosas que se usaban, pero se mantuvo en ese aspecto sin problema. Y después con Amparo al revés, ella asumió las nuevas costumbres, nuevas para ella, pero a ella le gusta mucho la cultura catalana desde luego.

Yo sé que tuviste muchos problemas para conseguir trabajo. Cuéntanos cómo fue.

¿Para Amparo ha sido fácil estar en Cataluña?

Bueno supongo que sí, porque primero el trabajo para las mujeres es mucho más fácil, pero de hecho el choque para ella es mucho mayor que el mío, porque ella si de catalán no tenía ni idea, porque yo nunca he hablado catalán con ella ni mucho menos. Pero desde el punto de vista laboral sí, la mujer siempre lo tiene más fácil aquí porque siempre hay niños que cuidar, viejitos que cuidar, cosas que limpiar, el comercio, es mucho más fácil para las mujeres conseguir trabajo.

¿Cómo les han tratado los catalanes?

Bueno, a lo mejor es que soy catalán y lo veo diferente, pero no hemos visto un rechazo abierto, aunque sí hemos visto en otras personas esos rechazos que son digamos de otro origen, o de África o de Latinoamérica mismo, he visto alguna vez digamos algo peyorativo, algo de discriminación posiblemente también. Pero en general nos sentimos bien acogidos.

¿Y tus hijas por qué motivo piensan que están sus padres aquí y no en otra parte?

Bueno pues solamente por el idioma porque claro es un problema, claro ellos son todos profesionales y para incorporarse pues no pueden, o se hacen autónomos, que también es un problema porque empezar con una empresa de nuevo. Porque ellos vienen de nuevo, dejaron todo lo que tenían allá, que desde el punto de vista económico todos habíamos estado muy bien allá.

O sea nosotros no nos volvemos a Europa por cuestiones económicas, sino es por cuestiones de inseguridad básicamente y de inestabilidad en todos los sentidos, que allí por lo menos en Venezuela ya había y ahora se ha recrudecido desde mi punto de vista, es por esto que volvemos o venimos.

La inseguridad…, a Amparo la amenazaron con pistola para quitarle el coche, a los niños les quitaban los zapatos, teníamos que acompañar a Jean Pierre a la escuela, vivíamos a varias cuadras. Esas cosas nos dábamos cuenta que iban pasando y las íbamos aceptando hasta que dijimos “¡uy ¿hasta cuándo vamos a aceptar vivir así?!”.

Lo económico no es solamente lo fundamental y entonces decidimos que nos dejábamos todo. Yo en esa época era cuando más dinero ganaba, porque era asesor en varias cosas, estaba jubilado del ministerio, ó sea desde el punto de vista económico fabuloso, no teníamos ningún problema, ni ningún inconveniente, pero lo que pesaba más para nosotros era la seguridad y el bienestar de todos.

Y así empezaron también las hijas, se han ido viniendo, a ninguna le hemos dicho que venga, les hemos dicho más bien al revés, todos los inconvenientes que se iban a encontrar aquí. Yo tenía una lista de todos los precios y las cosas que había aquí para que ellas se dieran cuenta de todas las incertidumbres que iban a tener y las carencias que también iban a tener y que se olvidarán de vivir como vivíamos allá. Pero así y todo se vinieron y todos con familia.

Están contentos salvo por lo que decíamos del catalán, porque claro ellos son profesionales y les gustaría trabajar en su especialidad.

Celebración familiar

¿Y tu hijo pequeño se integrado bien?

Sí, ése no tiene ningún problema, todo lo contrario, ir para allá ni pensarlo, más bien prefiere ir a Miami, que se acuerda de Miami más porque íbamos a Disney World y la casa nueva y ese tipo de cosas y la familia que teníamos allá.

¿Has vuelto a Venezuela?

Buenos por la muerte de mi hermano y aprovechando a hacer papeleos de esas cosas que nunca se terminan, por lo menos allá siempre estamos pendientes de eso.

¿Y has pensado en volver?

¿Para establecerme allá? Ni pensarlo, ni pensarlo y menos mientras éste el gobierno que está, ni pensarlo, no, de ninguna manera, no soy yo nada más, ninguno de la familia piensa volver, no de ninguna manera.

¿Qué ha sido para ti ser hijo de exiliado y cómo ha influido en tu vida?

Bueno yo creo que no padecí desde el punto de vista de pasar hambre o de pasar penurias, siempre tenía lo mínimo que necesitaba, nunca quería tener algo adicional porque digamos también donde vivíamos la gente era relativamente pobre también y no tenía tampoco muchas ínfulas, vivíamos en barrios populares, barrios obreros. Por lo tanto nunca tuvimos necesidades adicionales al resto de los que convivían con nosotros, los vecinos.

Lo único que siento es lo que hablaban ellos de las libertades, de las cosas que por ejemplo allá veían, mi padre decía muchas veces que allá no sabían hacer bien las cosas, que estaban poco desarrollados desde el punto de vista político, desde el punto de vista social, eso siempre lo he oído en casa.

De integración, a mi papá por ejemplo le tenían mucho aprecio en todos los sitios donde iba trabajando porque digamos le gustaba socializar y le gustaba hacer cooperativas era siempre lo que él quería.

¿En tu forma de ser, crees que ha influido?

Supongo que sí porque como papá era anarquista y nunca quiso tener nada, nunca quiso tener ninguna posesión y yo pues fui un poco más pragmático y dijimos bueno por lo menos una casa sí queremos tener y un coche por lo menos. Yo creo que yo soy un poco más pragmático y considero que por lo menos algo hay que tener y teníamos casa, teníamos coche, bueno vivíamos bien sencillamente, no nos faltaba nada y hasta podríamos darnos algún lujo, qué bueno no nos lo dábamos no porque no pudiéramos sino porque no queríamos.

¿Sientes que tienes valores diferentes al resto de la gente?

En muchos aspectos sí.

Jean con su mujer Amparo y sus hijos

¿Y los has transmitido?

Espero, y como di clases, muchas clases, fui profesor muchos años pues pienso que también a los alumnos se les transmitió parte de eso, por lo menos yo pretendía hacerlo y supongo que sí porque muchos me lo agradecen ya de grande inclusive, aquí en Cataluña he conseguido ex alumnos que viven en Cataluña, caso curioso, sí.

Finalmente ¿qué piensas de la memoria histórica?

¿De la ley?

 De la ley y de todo lo que es la memoria.

¿Tú crees que al venir aquí se te reconoce tu parte española, como hijo de exiliado?

No, en algunos aspectos sí, digamos desde el punto de vista legal sí, porque yo rescaté  la nacionalidad y eso estaba legalmente establecido en el código civil pues, pero en lo demás no.

Yo soy y sigo siendo para los catalanes extranjero, ¿por qué? porque me expreso diferente, porque pienso a lo mejor un poco diferente, cosa que para mí es buena, no es mala y lo he reflejado y lo he visto muy reflejado cuando Jean Pierre estaba en la escuela.

Yo siempre he sido partícipe de las comunidades, eso seguramente queda de papá todavía, entonces yo iba y al principio me aceptaban perfectamente. “Qué bueno, que una persona que viene de otros sitios se integre a la comunidad educativa”, pero hasta ahí era. Cuando ya empezaba a participar y empezaba a decir “mire yo creo esto, yo creo lo otro”, sin imponer nada, obviamente, nada más dando mi punto de vista, ya me veían diferente. O sea como diciendo tú puedes estar pero no opinar, tú puedes estar pero no decir cosas o no cuestionar cosas y lo cuestionaba todo en positivo.

Quienes me aceptaban usualmente, digamos desde esa perspectiva, eran los jóvenes, los maestros viejos ninguno cedía, me ofrecí muchas veces a darles cursos de las cosas que yo sabía, les decía mire esto lo puedo hacer yo, les enseñaba un borrador de lo que podíamos hacer, los jóvenes siempre estaban de acuerdo y los viejos no, nunca pude dar un taller ni un curso, aunque era gratis todo. Desde ese punto de vista no me he integrado a Cataluña, o Cataluña no me ha integrado a mí, como quieran.

Testimonio de Teresa Rocasalbas, madre de Jean Cebrià

     
^ subir ^
   
      ______________________________________________________________________________    
     
©exiliorepublicano.org