Hijos y nietos del exilio republicano
 
 

PROTAGONISTAS

 

JOSÉ SILVESTRE

   
 
Argelia
Robert Ferrer
Sylviane Ortega
Lina Poquet
Annik Valldecabres
Alicia Vázquez

Argentina
Antonio Callejón
Sergio Dantí
Margarita Martínez
Guillermo Vendrell

Colombia
Miguel Trias

Chile
Salvador Goya
Mónica Goya

Marruecos
Jean Claude Torres

México
Ángela Botella
Andrea Luquín
Estrella Olvera
Carmen Simón
Rosa Tineo

Túnez
Carmen López
José Carlos López

Uruguay
Pablo Molero
Mario Pérez

Venezuela
Jean Cebriá
Carolina Luis
Maya Gracia
Ambar Maldonado
Marina Silvestre
José Silvestre
 

José Silvestre Martín nació en Grenoble, Francia, en 1939.

Sus padres fueron Joaquin Silvestre Adelantado y María Martín Cabañero.  Sus abuelos paternos José Silvestre Graells y María Adelantado Pérez, y los maternos Gregorio Martín Gracia y Pabla Cabañero Monterde.

El abuelo José era de la C.N.T. y fue expulsado de España en los años 20 en la época de Primo de Rivera.  Salió con su familia y vivieron en Francia hasta 1934, y regresaron a España.

 

Presentación
Metodología
Galería fotográfica
Música y videos
Otros documentos y enlaces
Bibliografía
Créditos y agradecimientos
Blog
Exiliorepublicano.net

BLOG

MEMORIAL DEMÒCRATIC


CORREO ELÉCTRONICO

info@exiliorepublicano.org

En 1936 empezó la guerra civil española  y  su padre estuvo en una de las divisiones de la F.A.I. .  Al acabar la guerra pasaron a Francia, el padre va al campo de Argeles, José nació mientras su padre estaba en el campo y dos meses después  salieron rumbo a México en el barco “Mexique”.  La familia se queda en México por diez años y en 1949 se van a Venezuela

.José hace sus estudios primarios en México y mas tarde en Venezuela, conoce a la que es su mujer, Liliane,  en el Centre Català de Caracas,  donde vivieron  durante 50 años.

José y su familia decidieron residir en Barcelona en 1998.

_____________________________________________________________________

José Silvestre Martín va néixer a Grenoble, França, el 1939.

Els seus pares van ser Joaquin Silvestre Adelantado i María Martín Cabañero. Els seus avis paterns José Silvestre Graells i María Adelantado Pérez, i els materns Gregorio Martín Gracia i Pabla Cabañero Monterde.

L'avi José era de la C.N.T. i va ser expulsat d'Espanya en els anys 20 en l'època de Primo de Rivera. Va sortir amb la seva família i van viure a França fins a 1934, i van tornar a Espanya.

El 1936 va començar la guerra civil espanyola i el seu pare va estar en una de les divisions de la F.A.I. . En acabar la guerra van passar a França, el pare va al camp d'Argeles, José va néixer mentre el seu pare era en el camp i dos mesos després van sortir amb rumb a Mèxic al vaixell "Mexique". La família es queda a Mèxic per deu anys i el 1949 se'n van a Veneçuela

.José fa els seus estudis primaris a Mèxic i mes tard en Veneçuela, coneix la que és la seva dona, Liliane, en el Centre Català de Caracas, on van viure durant 50 anys.

José i la seva família van decidir raure|residir en Barcelona el 1998.

Entrevista

Tu nombre completo y tu lugar de nacimiento.

José Silvestre Martín, La tronche, Francia, eso está en el departamento de Isère, pegadito a Grenoble.

¿Conoces la historia de tus abuelos y de tus padres en la época de la guerra y cómo salieron al exilio?

Claro, de oídas. Bueno ellos estuvieron peleando la guerra, la perdimos y en el mes de febrero salieron caminando.

Pero antes de eso cuéntanos. ¿Quiénes eran tus abuelos?

José Silvestre Granell, sindicalista de la CNT, y María Adelantado Pérez, que era su esposa. El otro abuelo no lo conocí, Gregorio Martín y Pabla Caballero, nada más los conozco por fotos. De los hermanos de mi madre conocí a seis y la hermana de mi padre la conocí.

Gregorio, abuelo materno

¿Tu papá donde estaba durante la época de la guerra?

Mi papá, empezó a trabajar creo que en la Martini Rossi, en Pueblo Nuevo, y ahí lo agarró la guerra. Entonces estaba en Barcelona y se alistó con los grupos de la FAI y dentro de los grupos de la FAI, le tocó la división que manejaba Vivancos. La ventaja de mi padre es que hablaba tres idiomas y escribía, que eso no todos los que estaban en esa división lo podían decir. Entonces a él lo nombraron secretario de Vivancos, automáticamente.

¿Tu padre nace en Barcelona?

Papá nació en Barcelona, en la calle Cataluña en Pueblo Nuevo. Mi mamá en Muniesa que es un pueblito de Teruel y a los dos años de edad se fueron a Tarragona. Y después vinieron a Barcelona pero no sé en qué año.

¿Por qué motivo tu papá hablaba tres idiomas?

Porque vivió en Francia 14 años, estudió primaria y bachillerato en Lyon.

¿Cuál fue la causa por la que él estuviera en Francia?

A mi abuelo lo echaron, Primo de Rivera se encargó de echarlo porque era sindicalista. En esa época los sindicalistas no estaban bien mirados.

¿Sabes en qué año volvieron a España?

Como en el 34 o en el 35.

¿Sabes cómo se conocen tus padres?

En Pueblo Nuevo porque estaba una tía que tengo, que es la única que nos queda todavía, su madre enseñaba a coser y ella era novia del hermano de mi mamá. Conchita, la hermana de mi papá también iba allí y por ahí vino el menjurje ése.

¿Tus papás se casan en plena guerra civil?

Se casan en plena guerra civil, bueno no se casan al principio, se casan ya avanzada la guerra para evitar que nazca el niño sin matrimonio, porque ya mi madre estaba esperando a mi hermano mayor. Entonces se casan, boda que le anulan posteriormente y a mi hermano le cambian el nombre posteriormente.

¿Tu hermano cómo se llamaba?

Mi hermano se llamaba el Helios, se sigue llamando el Helios.

¿Y en el ínterin?

En el ínterin, para los españoles se llamaba Tomás, porque un señor con una pluma dijo que ese nombre no era católico, lo rayó y abajo puso una nota diciendo que se llamaría Tomás, que fue el día que lo inscribió mi abuelo, tampoco fue el día en que nació. Pero lo más genial es que después de demostrar fehacientemente, en plena democracia, que le habían cambiado el nombre, el juez tardó siete años en reconocer que el nombre original era el que tenía. Siete años para darse cuenta de un error que está visible, porque en la partida de nacimiento estaba escrito Helios y está corregido diciendo que era Tomás. O sea que más claro no puede ser.

Cuando termina la guerra civil ¿salen juntos tus padres y tus abuelos?

Todos juntos, menos papá que iba en una ambulancia, porque estaba quemado de una bomba que incendió el coche y tenía todavía el cuello, los hombros…

Abuelos paternos

Cuando llegan allá ¿tu papá va a un campo de concentración?

Cuando llegan allá a mi papá lo iban a meter preso por prófugo, porque el francés decía que era imposible que un español hablara francés como lo hablaba él, razón por la cual lo querían dejar detenido. Entonces él tuvo que explicar que estuvo 14 años en Lyon, exiliado y tal y al final lo dejaron salir. Mamá no, mamá como a los 15 días parió, la mandaron directamente al hospital.

¿Estaba embarazada de ti?

De mí.

¿Y tu hermano cuántos años tenía en ese entonces?

Él tenía un año y cuatro meses.

¿Entonces tu papá no va a prisión, va a campo de concentración?

Bueno, campo de concentración lo llamaron después, era un campo de retención originalmente.

¿Era Argelès?

Sí creo que era Argelès sur mer.

Campo de concentración de Argelès

¿Y tienes idea de cómo se juntan?

Mamá regresa después del parto y se encuentran en Francia. De ahí como papá hablaba perfectamente francés, y en los barcos que llevaban españoles hacia América hacían falta intérpretes, -porque todos los tripulantes eran franceses y todos los pasajeros españoles- entonces consiguió salir en el Mexique, él era uno de los intérpretes en el Mexique. Eso fue en junio del 39. Yo tenía pues tres meses.

¿Y ahí se van todos juntos?

Todos.

¿Pero las tías por parte de tu mamá se quedan en Francia?

Se quedan todas en Francia, las que pasaron, claro, porque también hubo quien no pasó.

¿De la familia de tu mamá se quedaron todos en Francia o fueron a otros lugares?

No, el hombre mayor estaba muerto y en la guerra mataron al segundo hombre, porque mi madre eran ocho hermanos, las dos primeras mujeres y después un montón de hombres hasta llegar a mamá y después de mamá otro hombre. Entonces los dos primeros mueren de una de estas enfermedades que antes era incurable, José muere de un tiro en la espalda, y eso que tenía la bandera de la Cruz Roja colgada en el pecho y en la espalda, pero le pegaron el tiro igual, muy amables los señores nacionales como se llamaban ellos; porque nosotros éramos según ellos ‘los rojos’. Entonces bueno. Los demás todos pasaron.

¿Uno se va a Brasil?

Pero fue posterior, va a Brasil pero después de pasar varios años en Francia.

¿Y por parte de tu papá nada más son dos hermanos?

Dos hermanos y los dos iban juntos. Conchita tendría 23 años y papá 35.

Entonces se van a México.

A México y ahí estamos hasta 1949, papá salió antes en el 48 y nosotros salimos en el 49.

¿En esa estancia en México qué es lo que ocurre?

En esa estancia en México, la gente que quiso se nacionalizó en 24 horas y los que esperaban volver a pegar tiros contra Franco, no se nacionalizaron, y el problema que tuvieron después para nacionalizarse.

Mi abuelo, se nacionalizó y murió siendo mexicano. Mi padre no y cuando llegó a Venezuela en el 48, en el 52 por obligación tuvo que nacionalizarse, porque la ley venezolana dice que para poder ser, para poder trabajar y tener gente a tu mando tienes que ser venezolano.

Cuando tú sales de México ¿qué edad tienes?

Nueve años.

¿Habías ido a la escuela en México?

Claro, un montón de tiempo, empecé por ir al colegio Cervantes.

En el D.F.

Sí, entonces se abrió el Madrid y estuve en el Madrid. Lo que pasa es que después nos cambiamos a la calle de California y a dos calles teníamos un colegio público, entonces ahí estudiamos, hasta que nos fuimos a Venezuela.

¿Quién se va a Venezuela?

A Venezuela se va mi abuela, mamá, mis dos hermanos y yo, los cinco.

¿Tu papá ya se había ido?

Sí y mi abuelo un año antes. Primero se fue mi abuelo, luego llamó a mi papá y luego papá nos llamó a nosotros. A mi abuelo lo invitaron para tratar de organizar el sindicato de la Silsa, que es una de las fábricas de leche.

Su abuela materna Pabla

Lo invitaron desde Venezuela.

Claro, Montoliu estaba en Venezuela organizando el sindicato y lo llamó, le dijo vente porque aquí hay trabajo. Y él dijo, bueno, vámonos.

Tienes idea cuando llegaron a México de si ellos siempre pensaban en volver.

En México la gente (los republicanos) tenía un dedo menos, cada año decía “este año sí volvemos”, él llega un momento en el que ya le quedaba así…(señala su dedo, escondiendo la mitad), porque “este año sí volvemos”.

¿Tanto tus papás como tus abuelos?

No mi abuelo dijo que todo estaba perdido y se nacionalizó mexicano, la gente mayor es más realista que la gente joven o la que quiere seguir pegando tiros.

¿Tu papá siempre tenía la idea de volver?

Siempre no, lo que pasa es que todo el grupo de ellos me imagino que cuando se reunían dirían lo mismo, (yo llegué de tres meses a México y pues de oírlo no lo oí nunca, es decir yo no estuve en reuniones de ese tipo). Las únicas reuniones que íbamos nosotros es cuando venía Robusté o Solsona o alguno de los amigos y los oías que estaban ahí hablando y tal, hablaban ellos sus cosas y el problema de uno era ir a jugar fútbol.

¿Tú sabes si se juntaban los republicanos en México y hablaban de sus cosas?

Hombre claro pues es típico, está el cuento del camarero del Orreo, que decía: “¡como coño no vamos a perder la guerra si el único soldado raso era yo!”, porque todos eran oficiales. Entonces se juntaban en el Tupinamba, se juntaban en el Orreo, y se juntaban en el Centro Republicano.

¿Y en tu casa también pasaba gente del exilio, amigos de tus padres?

Hombre claro en mi casa pasaban amigos de mis padres.

Entonces cuando llegan a Venezuela tú dices que tienes nueve años.

Voy a cumplir 10. Nosotros llegamos el 16 de enero, el 14 de marzo yo cumplía años.

José y Helios

Cuando llegan a Venezuela ¿cómo viven, cómo se establecen?

Primero papá consiguió un mini apartamento, lo que hoy llamarían una solución habitacional de 30 m² con un baño, y ahí nos metimos los siete. Mi abuelo, mi abuela, papá, mamá y nosotros. Y papá como era medio ingeniero, hizo una distribución aérea de cortinas para tener tres habitaciones y entonces al año papá consiguió una casa, lejos, en un barrio que se llamaba el cementerio y ahí estuvimos hasta que nos casamos, mi hermano por un lado, yo por otro. Y del cementerio papá se fue a San Cristóbal.

Antes de eso, ¿tus abuelos seguían con sus acciones de tipo nuevo sindical y político?

No, mi abuelo lo que pasa es que consiguió lo que le gustaba, que era la conserjería del Centro Catalán y con ese trabajo pues él tenía la ventaja de que ahí se reunían todos, los de la UGT, los de la CNT, los comunistas, todos, entonces él tenía acceso pues a las reuniones de la gente con la CNT, que es lo que él había hecho siempre.

Y bueno la junta directiva del Centro Catalán de aquella época estaba muy bien repartida porque a cada grupo le tocaban dos, por ejemplo los de la CNT tenían siempre el tesorero y un vocal, siempre. Los comunistas tenían secretario y otro vocal. Esquerra Republicana tenía el presidente y bueno ahí se iban repartiendo, los de la UGT, se iban repartiendo todos y cada dos años se hacían elecciones pero ya tenían la junta hecha. Hasta que empezó ya, las doctrinas presidencialistas.

¿Tus papás en ese momento qué eran lo que hacían en Venezuela? ¿Tu papá estaba involucrado en alguna cuestión política relacionada con España?

No, mi papá trabajaba en una compañía que importaba alimentos, se llamaba Casa Mayo, importaban alimentos y mi papá empezó vendiendo y repartiendo y después bueno llegó a ser el jefe de ventas y después llegó a ser gerente de la compañía, pero eso fue con el tiempo.

¿Y tu mamá?

Mi mamá se quedó a sus labores.

¿Cuando ustedes llegan a Venezuela, los meten a la escuela?

Claro, el mismo día, ya teníamos el colegio antes de llegar a Venezuela. Campá un amigo de papá en la guerra, -vivía en Venezuela, era maestro de escuela y trabajaba en un colegio-nos lo buscó. En México las clases acaban en octubre y empiezan en enero y en Venezuela empiezan en septiembre, por eso cuando llegamos en enero ya estaban avanzadas las clases, así que mi hermano y yo que estábamos estudiando, (el terminó quinto y yo terminé cuarto en México), en Venezuela él fue a quinto y yo fui a cuarto o sea que perdimos siete meses.

¿Iban en la escuela de Campá?

No, Campá trabajaba en el colegio América y nosotros estábamos en el colegio experimental de Venezuela, que él había trabajado también allí.

La gente con la que se relacionaban, tus amigos, ¿eran venezolanos? ¿te llevabas mucho con gente del exilio republicano?

Eran venezolanos, exilio republicano en Venezuela no había, acuérdate que Venezuela no aceptó exiliados republicanos. Venezuela nada más aceptó vascos, porque tenían un tratamiento especial y lo siguen teniendo.

¿Tú sabes de qué tipo?

Claro, no vez que Bolívar era vasco, ya está, la primera compañía que se funda en Venezuela se llama Compañía Guipuzcoana, era la que manejaba todas las mercancías. La aduana la manejaban los vascos, el señor Bolívar se llamaba Bolívar Palacios Blanco.

¿En ese momento sólo aceptaba vascos?

Sí, después en el 45, ya dejaron entrar algunos refugiados republicanos y entraron los que venían de Santo Domingo básicamente.

Pero ahí era un poco de todo ¿no?.

No, los refugiados que vinieron, vinieron de Santo Domingo y después llegamos nosotros, pero llegamos por casualidad pues, pero no como llegamos a México un montón de refugiados juntos, no, Venezuela no aceptó.

Entonces en Venezuela por ejemplo, yo tuve algunos compañeros que eran españoles, pero después, en el 51. Porque en el 51 empezó la inmigración económica en Venezuela. Entonces cada semana llegaba un barco de españoles, un barco de italianos, un barco de portugueses y todos iban a trabajar. Entonces llegaban con sus maletitas, sus pantalones de rayas, y entonces los hijos, -algunos tuvieron hijos allá, otros ya iban con hijos-, fueron al colegio. Pero no eran del exilio.

¿En tu casa se hablaba catalán?

En mi casa hablaban catalán los viejos.

Mi abuelo con mi hija, su bisnieta

¿Quieres decir los abuelos?

No, no, papá, mamá, mi yayo y mi yaya. Lo que pasa es que nosotros en México nos acostumbramos a no hablar catalán porque era la época en que a los gachupines se les tenían mucha manía. Y si tu no perdías el acento, en el colegio te daban palos. Entonces claro el problema es ése, nosotros en México nos acostumbramos a no hablar catalán, pero a oírlo todos los días, porque lo estábamos oyendo continuamente.

Después en México fuimos al Orfeo Catalán, y en Venezuela al Centro Catalán, entonces el catalán lo hemos oído siempre. También hemos sido socios de la Hermandad Gallega, del Centro Asturiano, del Centro Canario, porque en Venezuela, tienes la ventaja de que está muy distribuida la gente. Por ejemplo, el Centro Gallego tiene dos locales inmensos, tiene hasta una clínica, tiene consultorios médicos, todo. Y los demás no tienen tanto porque no son tantos. Canarios hay bastantes, lo que pasa es que los canarios están muy repartidos en todo el territorio. Entonces el Centro Canario de Caracas es grande, pero el centro Canario de Maraca también y el Centro Canario de Portuguesa también porque hay muchísimos canarios, sobre todo en la parte agrícola.

¿En tu casa qué tipo de comida se hacía?

¿Pues qué tipo de comida se va hacer?, la que se ha hecho siempre, la española, pues no había de otra. Poco a poco se fue incorporando algún plato mexicano después poco a poco se fue incorporando algún plato venezolano. Pero mamá hacia la comida que había hecho toda su vida y mi abuela también. Entonces era lo lógico.

¿Tu abuelo siempre vivió siendo el encargado del Centro Catalán?

No, no cuando muere mi abuela en el 61, ya no puede quedarse una sola persona entonces mi abuelo lo tuvo que dejar y buscaron otro matrimonio.

¿Cuando terminas los estudios de bachillerato vas a la Universidad?

Sí.

¿Qué estudias?

Química.

José con su padre y su abuelo

¿Y, dónde conoces a la que después va a ser tu mujer?

En el Centro Catalán, claro, también es de padre catalán.

¿Y ella también es española?

Ella nació en Francia también, la madre es francesa.

¿Se casan en Caracas?

Sí, claro. Nos casamos en el 62.

¿Cuántos hijos tienes?

Dos, del 65 y del 69.

¿Cómo va tu vida hasta que en un momento dado decides dejar Venezuela para venir a Cataluña?

Estás hablando de un montón de años, en el 62 me caso y nos vinimos a España en el 98. Yo empecé a trabajar en la industria farmacéutica por accidente, porque originalmente yo había hecho mi tesis de grado con productos lácteos: queso y mantequilla. Había trabajado en una fábrica de mantequilla. Y al terminar la carrera por aquellas casualidades, el que había sido nuestro pediatra en el barco del Mexique, era gerente general de Ciba, entonces a él le fabricaba un laboratorio venezolano y los llamó y les dijo “te mando a un amigo”.

¿O sea tu primer trabajo fue gracias a un exiliado republicano?

Sí claro, había sido nuestro médico en el barco, se había ido a vivir a Chile después y de Chile regresó a Venezuela. Entonces empecé allí y seguí trabajando, cambié a otro laboratorio y cambié a otro.

¿La vida cotidiana cómo era? ¿Iban al Centro Catalán?

Claro, al trabajo y al Centro Catalán siempre, siempre. Hasta que vinimos.

¿Iba toda la familia?

No, mi cuñado dejó de ir al Centro Catalán porque se movía más en un ambiente de criollos y bueno sus amigos básicamente son venezolanos y los nuestros básicamente españoles. Claro mientras estudiaba todo los compañeros eran venezolanos, nada más había dos, Briseño, (casado con una catalana) y Ramei, (que era novio de una española), los demás todos venezolanos, pero venezolanos completos.

¿Y también tus hijos iban al Centro Catalán?

Sí claro, todos, toda la familia.

José con Pau Casals en Caracas

Digamos que las relaciones sociales eran alrededor del Centro Catalán.

Sí y después nos fuimos a vivir un año a México por trabajo. Estuvimos en México desde mayo del 72 hasta julio del 73. Y bueno una experiencia buenísima para todos y regresé porque, si por política a mi padre lo dejaron sin país, yo iba a dejar a mis hijos sin país por dinero, lo cual es mucho más triste.

A ver explícamelo de otra manera.

Claro, mi padre perdió su país porque lo echaron de su tierra, políticamente, y yo me fui voluntariamente a ganar más dinero. De Venezuela a México claro. Pero es que mis hijos son venezolanos, si yo me iba de Venezuela los estaba exiliando yo a ellos por dinero. Yo entiendo el exilio de mi padre por política, el que no hubiera entendido es el mío por dinero.

Después regresas a Venezuela.

Por eso, regresó a Venezuela para que no pierdan ellos su patria, pues.

¿Pero en algún momento de la vida ustedes deciden venir a Cataluña?

Nosotros no decidimos venir a Cataluña, el que decidió venir a Cataluña fue mi hijo. O sea mi hijo vino aquí a hacer un posgrado en el 92, lo hizo y le gustó mucho y cuando se iba a casar en el 97, como teníamos el piso en Barcelona, dijo me caso y me voy a Barcelona. Entonces montó un negocio en Terrassa. Como en Venezuela se estaban empezando a poner las cosas muy feas, el negocio que teníamos ya no es lo que era, entonces le dije a mi hija “¿sabes qué? Por qué no nos vamos a ayudar a tu hermano con el negocio que montó”. Y nos vinimos. Pero aquello de tener manifiesta obsesión por regresar, no, ¿regresar a dónde?, si yo nunca viví aquí. Yo vine aquí de 60 años, bueno los cumplí aquí los 60.

Entonces vienen a vivir a Cataluña

Cuando llegan ¿cómo es el encuentro con Cataluña? ¿Llegan a extrañar allá, se acomodan bien acá?

Nosotros no teníamos ningún problema, nosotros veníamos muy a menudo, teníamos un piso en Barcelona, cada año prácticamente veníamos. No hay ningún choque de ningún tipo, además nosotros teníamos la ventaja de que hablábamos los dos idiomas, al hablar los dos idiomas pues la gente no sabe de dónde eres, aunque también te dicen, como también me han dicho a mí, “vete a tu tierra”, y me lo dijo un andaluz, no me lo dijo catalán, me lo dijo un andaluz en Cataluña.

¿Tú no viniste realmente a trabajar?

No, yo ya había dejado de trabajar.

¿Para tus hijos ha sido difícil encontrar trabajo en Cataluña?

Para mi hijo no, para mi hija sí. Primero, por los papeles que no se los daban y segundo porque en un principio no le querían revalidar su carrera, es más de hecho no le revalidaron su carrera, ella es Licenciada en Educación Preescolar, eso en España no existía cuando vinimos para hacer la equivalencia. Entonces le dieron el título de maestra, de maestra de infantil, de párvulos, que no le gustó a ella, y es lo que tiene.

Pero por ejemplo si quiere trabajar en un sitio tiene que hacer un curso de monitor para manejar alimentos, tiene que hacer un curso de monitor para dar clases con niños, tiene que hacer un curso de monitor para trabajar en un colegio, y tiene un título de Licenciada en Educación, yo no entiendo cómo es posible. Pero así es.

¿Siempre han vivido aquí en Castellbisbal?

Vivimos un mes en Cubelles y cuando encontramos la propiedad aquí, ya nos mudamos aquí y ya desde entonces, 11 años.

José con su esposa

El encuentro aquí con la gente, ¿cómo ha sido, han tenido problemas de algún tipo con los catalanes?

No, no, ya te digo, cómo voy a tener problemas con catalanes y yo los insulto en catalán, cómo voy a ya tener problemas con alguien a quien insulto en catalán, yo no tengo el problema de que no entiendo.

¿Te reconocen como catalán o como español o sigues siendo el venezolano?

Ah, no, me llaman argentino también, como aquí no tienen idea de dónde es la gente de América del Sur, (porque ellos piensan que Argentina y Venezuela están pegados, ellos no calculan que para ir de Venezuela a Argentina hay que hacer tantas horas de vuelo como para ir de Venezuela a Madrid). No se les puede pasar por la cabeza que Sudamérica es tan grande como Europa, es más grande que Europa, Brasil sólo es Europa, ¿me entiendes?, entonces déjalo. A mí que me digan argentino, yo me parto de risa cuando me dicen argentino.

¿En algún momento cuando has venido has sido a conocer los lugares donde nació tu abuelo o tu abuela, tus padres?

No, bueno, mi padre dónde nació, es en el mismo apartamento donde está su prima hermana y ése lo conozco de sobras. Dónde nació mi abuelo no sé porque nació en Xátiva y no se me ha ocurrido nunca ir a Xátiva a ver dónde nació mi abuelo. Mi abuela nació en un pueblo de Castellón, tampoco se me ocurrió nunca ir a ver ese pueblo en particular. El de mi madre tampoco.

Nosotros lo que hicimos en el año 79 fue llevar a mis hijos a que vieran el lugar donde nací yo y en Burdeos el lugar donde nació su madre, nada más. Y después si ellos quieren volver alguna vez que vuelvan, yo ya no vuelvo más. Bueno a Burdeos sí hemos vuelto, la casa de su madre sí hemos vuelto, pero porque me quedaba de paso, no por nada en particular.

Sus padres Joaquín y María con todos sus nietos

¿Qué es lo que más valoras de vivir en Cataluña?

Los que estamos acostumbrados de salir de un país al otro, no tenemos el problema de adaptabilidad. Ya no tenemos el problema de adaptabilidad. ¿Qué es lo que más valoro?, ¿lo que menos valoro? Yo todo lo valoro igual, yo tengo que hacer las cosas que tengo que hacer y las hago. Entonces no es como aquel que dice “no, es que ahora si estuviera en tal sitio”. No, ese problema no tenemos.

Nosotros llegamos a México llegamos a México, nos fuimos de México y fuimos a otro sitio. Yo salí de Venezuela para irme para México con mi mujer y mis dos hijos y no pasó nada y cuando regresamos tampoco pasó nada y cuando nos vinimos aquí tampoco pasó nada. Al principio claro, no conoces a nadie, poco a poco, es como todo. Cuando yo llegue a Venezuela no conocía nadie.

¿Ha influido en tu vida y en tu forma de ser, el ser hijo de exiliado, tanto de abuelos como de padre?

Entonces tú comprenderás, tú me dices, qué te sientes, yo no me siento nada, porque, si tú te pones a hablar te tienes que pelear con la mitad del pueblo. Porque que yo conozca en este pueblo hay un muchacho anarquista y ateo, uno, estuvo ayer en casa tomando cerveza, del resto ninguno más. Porque el comunista que hay, es católico, que conozco yo. Y entonces ¿qué quieres, que me pelee con el pueblo? No puedo.

Te preguntaba sobre lo que tú reflexionabas…

¿De la memoria histórica?, ya te digo, la memoria histórica, pero es que si hubieran aplicado de verdad la ley de memoria histórica no tendríamos que estar aguantando que un grupúsculo ridículo llamado falange española y de la jons, se dé el lujo de procesar a un juez. Si esos tíos deberían de estar presos, expulsados, son tan nefastos como la ETA. A la ETA la persiguen, a éstos no, a éstos los levantan. ¿Por qué?, porque son los hijos del papá, son los hijos del papito Franco. ¡Coño!, que un sindicato como manos limpias se dé el lujo de decir que Garzón prevarica, aunque fuera verdad. ¡Pst! Mejor no hablar de esa vaina.

     
^ subir ^
   
      ______________________________________________________________________________    
     
©exiliorepublicano.org