Hijos y nietos del exilio republicano
 
 

PROTAGONISTAS

 

MAYA GRACIA

   
 
Argelia
Robert Ferrer
Sylviane Ortega
Lina Poquet
Annik Valldecabres
Alicia Vázquez

Argentina
Antonio Callejón
Sergio Dantí
Margarita Martínez
Guillermo Vendrell

Colombia
Miguel Trias

Chile
Salvador Goya
Mónica Goya

Marruecos
Jean Claude Torres

México
Ángela Botella
Andrea Luquín
Estrella Olvera
Carmen Simón
Rosa Tineo

Túnez
Carmen López
José Carlos López

Uruguay
Pablo Molero
Mario Pérez

Venezuela
Jean Cebriá
Carolina Luis
Maya Gracia
Ambar Maldonado
Marina Silvestre
José Silvestre
 

Maya Gracia Graells nació en Caracas, Venezuela el 22 de Mayo 1964.

Es hija de Germinal Gracia y Mar y Sol Graells,  sus abuelos paternos son : Josefa Ibars Borbón y Tomás Gracia,  sus abuelos maternos: Teresina Torrellas Espina y Juan Graells Llopart.

De sus abuelos solo conoció a Teresina, su abuelo Juan murió en la batalla del Ebro, el 10 de Octubre 1939, nunca se encontró su cuerpo.

Germinal también conocido como Victor García, nació en Barcelona en 1919, su padre murió cuando él era muy joven, con 12 años comenzó a trabajar y en 1933 ya se afilió al sindicato de la CNT y a las Juventudes libertarias.

 

Presentación
Metodología
Galería fotográfica
Música y videos
Otros documentos y enlaces
Bibliografía
Créditos y agradecimientos
Blog
Exiliorepublicano.net

BLOG

MEMORIAL DEMÒCRATIC


CORREO ELÉCTRONICO

info@exiliorepublicano.org

Fue miembro de los Quijotes del Ideal , con Diego Camacho y Liberto Sarrau, y empezó a publicar en Ruta y otros periódicos. Estuvo en la Columna de Durruti ( 26º División), después de la Batalla del Ebro,  donde fue herido.

En Francia , estuvo en los Campos de Concentración de  Argeles y Barcarés. Participó en la resistencia , donde fue cogido por los militares de Petin y llevado al campo de Dachau  en Alemania  en tren, pudiendo escapar y gracias a compañeros de la resistencia pudo llegar a París justo cuándo la liberación.

Estuvo en la clandestinidad en Barcelona , donde fue arrestado y llevado a la Modelo.
En 1948 emigra a América Latina y luego viaja alrededor del mundo, conoce a su compañera Mar y Sol , viven en Caracas donde entre otros publican Ruta con la ayuda de otros compañeros. Tienen 2 hijas Maya y Grecia. Germinal fallece en Montpellier en Mayo de 1991.

Teresina , su abuela materna ya en 1928 adhiere a la mutualidad cultural y funda un grupo femenino en Terrasa ,es tildada de roja , en 1930 lleva armas a Barcelona con motivo de la huelga general  , durante la guerra fue secretaria de Cultura del ayuntamiento de Terrasa y miembro de la CNT, pasan la frontera con Mar y Sol el  28 de Enero de 1939, llegan a un refugio de concentración en Clermont Ferrand, luego fueron al campo de concentración de Argeles sur Mer, en 1948 emigran  ambas a Buenos Aires.
Maya vive en Barcelona con su familia. Grecia vive con su familia en Clermont Ferrand, Francia.

Germinal tuvo también un hijo durante la clandestinidad : Amado, que vive actualmente en Toulouse.

_____________________________________________________________________


Maya Gracia Graells va néixer a Caracas, Veneçuela el 22 de Maig 1964.

És filla de Germinal Gracia i Mar i Sol Graells, els seus avis paterns són : Josefa Ibars Borbó i Tomás Gracia, els seus avis materns: Teresina Torrellas Espina i Joan Graells Llopart.

Dels seus avis solament va conèixer a Teresina, el seu avi Juan va morir en la batalla de l'Ebre, el 10 d'Octubre 1939, mai es va trobar el seu cos.

Germinal també conegut com Victor Garcia, va néixer a Barcelona en 1919, el seu pare va morir quan ell era molt jove, amb 12 anys va començar a treballar i en 1933 ja es va afiliar al sindicat de la CNT i a les Joventuts llibertàries.

Va ser membre dels Quijotes de l'Ideal , amb Diego Camacho i Lliberto Sarrau, i va començar a publicar en Ruta i altres periòdics. Va estar en la Columna de Durruti ( 26º Divisió), després de la Batalla de l'Ebre, on va ser ferit.

A França , va estar en els Camps de Concentració de Argeles i Barcarés. Va participar en la resistència , on va ser agafat pels militars de Petin i portat al camp de Dachau a Alemanya amb tren, podent escapar i gràcies a companys de la resistència va poder arribar a Paris just quan l'alliberament.

Va estar en la clandestinitat a Barcelona , on va ser arrestat i portat a la Modelo.
En 1948 emigra a Amèrica Llatina i després viatja al voltant del món, coneix a la seva companya Mar i Sol , viuen a Caracas on entre uns altres publiquen Ruta amb l'ajuda d'altres companys. Tenen 2 filles Maya i Grècia. Germinal mor a Montpeller al maig de 1991.

Teresina , la seva àvia materna ja en 1928 adhereix a la mutualitat cultural i funda un grup femení en Terrassa ,és titllada de roja , en 1930 porta armes a Barcelona amb motiu de la vaga general , durant la guerra va ser secretària de Cultura de l'ajuntament de Terrassa i membre de la CNT, passen la frontera amb Mar i Sol el 28 de Gener de 1939, arriben a un refugi de concentració en Clermont Ferrand, després van ser al camp de concentració de Argeles sur Mer, en 1948 emigren ambdues a Buenos Aires. Maya viu a Barcelona amb la seva família. Grècia viu amb la seva família en Clermont Ferrand, França.

Germinal va tenir també un fill durant la clandestinitat : Amado, que viu actualment a Tolosa de Llenguadoc.

Entrevista

Maya me gustaría que nos dijeras tu nombre, tu lugar de nacimiento y el nombre de tus padres.

Me llamó Maya Gracia Graells, nací en Caracas Venezuela en 1964. Mi padre era Tomás Gracia, aunque luego cambió nombre y todo mundo lo conocíamos por Germinal y en sus publicaciones se denominaba Víctor García que es el nombre con el que lo conoce mucha gente. Mi madre también en los papeles se llama Elena Graells, pero todos la conocemos como Marisol. Y bueno mi abuela, la única abuela que he conocido es Teresina, Teresina Torrellas, mi abuelo materno se llamaba Joan Graells y mis abuelos paternos, Tomas se llamaba el padre de mi padre y Josefa la madre de mi padre, la yaya Pepeta.

¿Tienes conocimiento de la vida de tus padres y de tus abuelos durante la guerra civil? ¿dónde estuvieron?, ¿cómo salieron?, ¿qué hicieron?.

¿Cómo salieron de España? Bueno, mi madre y mi abuela salieron de Barcelona cuando llegaron las tropas franquistas, mi abuela y mi madre han hablado muchas veces de cómo salieron. Mi abuelo estaba en Terrassa y fue rápidamente a buscar a mi madre porque se imaginaba que su vida peligraba. Cogieron un coche, no sé si fue una ambulancia o un coche oficial con el que pudieron hacer los primeros kilómetros y luego fueron todos requisados para los heridos.

Ya desde la salida de Barcelona fueron caminando hasta la frontera. Iba mi abuela con mi madre, contaban que no llevaban nada encima, mi madre contaba que llevaba la ropa puesta y algún pañuelo, que no llevaban ni comida ni abrigo, era invierno y nevaba.

¿Cuántos años tenía tu mamá?

Tres años. Cuando pasaban los aviones bombardeando se escondían en las cunetas y fueron caminando hacia la frontera. También cuentan una anécdota, que unos avispados pasaron con un coche y se llevaban a los niños diciendo que así los niños no tendrían que caminar, mi abuela entregó a mi madre y los niños pues se fueron en ese coche. Mi abuela le dijo a mi madre que se encontrarían en el castillo de Figueras. Y se ve que lo que esta gente quería era pasar la frontera más rápido con el cuento de que llevaban a los niños pequeños. Y entonces llegó mi abuela al castillo de Figueras y no encontraba a mi madre, -momento de pánico que siempre contaba, con un recuerdo un poco compungido- y finalmente, dice que la encontró con otra niña que también era hija de unos amigos de mi abuela, envueltas en una manta y desde ahí se prometieron que no se iban a separar más.

¿Dónde las encontraron?

En el castillo.

Antes de la salida, ¿cómo era la vida de tus abuelos?

Sí, mi abuelo (materno), era no sé exactamente el cargo, pero era como Jefe de Cultura de Terrassa, de la República, mi abuelo se fue a la guerra y lo mataron en la batalla del Ebro, mi abuela se quedó con ese cargo. Ésa era una de las razones por las que mi abuela tuvo que salir pitando porque la buscaban. Entonces siempre cuenta también mi abuela que antes de irse se acuerda que le preguntó a mi madre “¿te quieres venir conmigo o te quedas aquí con los abuelos?” y mi madre le dijo “no, no, me voy contigo”.

Eran activistas, por eso mi abuela se fue sola, porque mi abuelo falleció. Mi abuelo primero vino herido, estuvo hospitalizado en el hospital militar de Barcelona y lo volvieron al frente malherido, de cualquier manera, y allá falleció y bueno no sabemos dónde está enterrado.

¿Tu mamá es hija única?

Sí.

De parte de tu papá ¿cómo es la situación?

De mi padre sé menos, porque mi padre, (no contaba de cómo pasaron la frontera, de eso contaba mucho mi abuela), sino que contaba mucho del campo de Argelès, de que cuando llegaron, pues estaban en la arena, había soldados senegaleses que los trataban como perros, les daban nada de comer, una manta de abrigo, pasaban frío y luego mi padre sí que volvió en la clandestinidad.

¿Qué edad tenía tu padre cuando llegó al campo de concentración?

Mi padre fue de la quinta del biberón, o sea que mi padre era menor de edad.

¿Tienes idea de si los abuelos paternos estaban involucrados políticamente?

No, mis abuelos paternos creo que no, lo único que sí sé, -hay muchas cosas que no sé, me parece que mis abuelos paternos no estaban en el sindicato-, lo que sí sé es que mi padre, como venía en la clandestinidad a Barcelona, pues lo buscaba la policía y en una de ésas la policía cogió presa a mi abuela, que estaba aquí en Barcelona. Esto me lo contaron mucho mis tíos. Y se la llevaron a la jefatura de Vía Laietana, siempre contaba que estaba con prostitutas que la trataban súper bien, porque era la mayor y bueno hasta que mi padre no dio una prueba de vida de que estaba del otro lado en Francia, -creo que envió una carta avalando que estaba fuera de España-, no soltaron a mi abuela.

"Los Quijotes del Ideal" de Abel Paz.

Querían coger a tu padre.

Sí, querían coger a mi padre. También mis tíos más que mi padre, contaban que mi tía paterna había tenido una pérdida, un aborto, porque una vez llegó la policía a casa buscando armas, buscando a mi padre y ella se pegó un susto y tal que bueno abortó, de su primer embarazo y esto era algo que me acuerdo que mi padre, días antes de morir, lo volvió a sacar como un remordimiento que tenía, sí.

Germinal, Liberto y Pedro

¿Cómo es la vida de tu mamá por un lado, con tu abuela y la de tu papá, por otro lado cuando están en Francia?

Sé que mis padres se cruzaron, se conocieron, bueno mi madre se acuerda más que mi padre. Mi madre del campo de concentración de Argelès también la sacó un amigo, que se llamaba Ferrer, la sacó a mi abuela y a mi madre y se las llevó a Burdeos creo. Mi padre se escondía en la montaña.

¿Se escapó del campo?

No sé si se escapó, no sé, sé que hay un episodio que mi padre estaba escondido y que mi madre le llevaba a él y a Raúl, también un personaje.

Tu madre pequeña.

Sí mi madre tenía 4, 5 años, les llevaba comida a escondidas. Y mi madre siempre se acuerda de dos barbudos y uno de esos barbudos era mi padre. Luego se volvieron a encontrar en Argentina, años después. Pero ese barbudo al que mi madre le llevaba comida era mi padre.

Bueno mi madre y mi abuela fueron a Burdeos, luego mi madre también estuvo en Font Romeu, estuvieron por otros pueblos en Francia hasta que luego se fueron a Argentina.

¿Tú tienes idea en qué barco o cómo llegaron a Argentina?

No, no me acuerdo del nombre del barco.

¿Se van tu madre y tu abuela?

Si, y ahí se conocieron mis padres.

Por el lado de tu padre, ¿él estaba en un sindicato?.

Sí, sí, de la CNT supongo, hablaba menos mi padre de todas las cosas que hizo en la clandestinidad.

Sede de la Federación Iberica de Juventudes Libertarias

Tu padre está en Francia escondido y va, por otro lado, a Argentina.

Bueno antes de este episodio, la verdad es que no sé a nivel cronológico dónde está, mi padre fue preso por los nazis y esto sí es un episodio que contaba. Se lo llevaban a un campo de concentración a Alemania y en el tren -era un vagón de llevar animales-, sacaron las tablas de madera, repartieron números, a mi padre le tocó no sé si el tres o 4, uno de los primeros números y se deslizaban, se dejaban deslizar por el tren y se iban a la vía y se escaparon por la montaña.

Y mi abuela también contaba que estuvo en la resistencia alemana también en Francia, esto antes de irse Argentina.

Germinal con Joaquina Dorado

¿Y tu padre se va a Argentina sólo, sin familiares?

Sí, su familia quedó aquí, sus hermanos quedaron aquí, su madre.

¿Tú sabes cuánto tiempo se quedan en Francia?

No sé en qué año llegaron Argentina. Mi madre hizo el colegio en Francia, o sea que sería en el cuarenta y pico.

¿Y tu padre?

Mi padre, yo diría que se fue en el cuarenta y pico también pero no sé exactamente en qué año.

Germinal y Liberto

Llegan a Argentina y ¿en Argentina qué pasa?.

En Argentina mi madre trabajaba en el Instituto Francés, era secretaria del Instituto Francés, mi abuela cosía, ganaba la vida como podía y mi padre creo que en esa época mi padre estaba haciendo la vuelta a América del Sur. Y ahí se conocieron por medio de algunos amigos comunes. Y luego se volvieron a ver en Venezuela.

En Argentina se habían visto otra vez.

Supongo que sí, pero era una amistad solamente.

¿Sabes si se quedan mucho tiempo en Argentina?

No sé exactamente, pero mi madre trabajó durante unos años, mi padre no lo sé cuántos años estuvo, mi madre diría que unos 3, 4 o 5 años. Y luego fueron a Venezuela.

¿Sabes cómo es la vida de ellos en Venezuela?, ¿se juntan con gente del exilio?

Sí, siempre me acuerdo, los fines de semana en casa, había amigos, todos eran refugiados, sí, la verdad es que las amistades de mis padres, la mayoría eran refugiados españoles.

¿Tienes idea de si siempre querían volver y eran digamos de los que no deshicieron la maleta?

No, no, de hecho mi padre adoraba Venezuela, el clima, mi padre se sentía muy bien en Venezuela. Mi madre es la que tenía más nostalgia, tenía nostalgia por volver a Europa, sí, pero bueno tampoco era una nostalgia muy fuerte, porque nunca hicieron nada, lo que hicieron lo hicieron en Venezuela.

De hecho nosotros fuimos a un colegio venezolano y no nos pusieron nunca en un colegio ni francés ni español, pensando que volveríamos aquí a hacer carrera, no, pienso que no.

Tenía nostalgia, mi madre sí, pero mi padre no. De hecho cuando mis padres volvieron a Europa, mi padre enfermó aquí en Europa y mi padre no pudo luego regresar a Venezuela, pero vinieron por unas vacaciones.

Antes de esto, ¿cómo se llegan a juntar tus padres?.

Bueno, poco a poco, supongo que primero fue una amistad, se llevaban 14 años mis padres, empezó en Argentina y luego ya estaban en Venezuela cuando se juntaron.

Yo nací en el 64, supongo que uno o dos años antes se habrán juntado, se casaron, y ya estábamos mi hermana y yo cuando se casaron, se casaron en Francia.

¿Tu abuela, tu mamá y tu papá en algún momento continuaban en contacto con la gente de la CNT?

Sí, de hecho mi padre, editaba Ruta, sí, mi padre con sus ayudantes, es decir, mi madre, mi abuela y mi hermana y yo, me acuerdo que un domingo al mes poníamos alrededor de la mesa todas las hojas que salían de la imprenta, que era también un refugiado y entonces entre nosotros pues ensamblábamos las hojas, engrapábamos,  poníamos en sobre, poníamos la etiqueta, sí, sí. Y mi padre nos decía que era una revista, que cuando veíamos los países a los que enviaba, nos impresionaba mucho, que era como un símbolo del exilio.

¿A dónde mandaba?

Pues a Japón, a Estados Unidos, yo creo que cualquier lugar del mundo recibía Ruta.

Cuando tienes un poco de sentido común, de empezar a ver las cosas, ¿cómo era tu vida cotidiana en Venezuela? ¿a dónde ibas?, ¿con quién te juntabas?

Normal, íbamos al colegio; los fines de semana, todos los sábados del mundo íbamos a la playa con otros amigos españoles refugiados, los Cuesta, pasábamos el día en la playa, volvíamos en la tarde y el domingo deberes. Venían amigos a comer casi todos los domingos, amigos españoles de mi padre. Les gustaba mucho recibir, a mi padre le gustaba mucho estar rodeado de amigos y de gente. Y luego como tuvimos la suerte de que mi padre trabajaba en una compañía aérea, no pagábamos los billetes de avión y todos los veranos veníamos a Francia, donde vivía mi abuela.

Porque tu abuela se quedó aquí ¿no?.

¿Mi abuela?, bueno iba y venía, pero cuando ya fue haciéndose mayor, prefirió estar aquí en Europa.

Su abuela, Teresina Torroelles

¿Cuando tu ibas a la escuela tus amigos eran venezolanos?

Sí.

¿O tus amigos eran gente del exilio?

No, nosotros fuimos a un colegio venezolano, a un colegio donde no había hijos de exiliados, en Venezuela no teníamos un colegio como tenéis en México, de hecho todas las niñas contemporáneas de mi edad que eran hijas o nietos de refugiados iban a colegios normales.

¿Fueron al Centro Catalán?

Sé que mi padre estuvo al principio, pero nunca fuimos socias, me acuerdo que hacíamos danza, pero porque nuestra academia de danza alquilaba un local en el Centro Catalán. Algún día fuimos a bailar sardanas, habremos ido, no sé, cuatro o cinco veces, pero no nos juntábamos en el Centro Catalán.

¿En tu casa se hablaba catalán?

Sí, de hecho es mi lengua materna, el catalán, aunque lo habló fatal, porque lo habló así una mezcla, pero es mi lengua materna, sí.

¿Todos hablaban catalán?

Sí, mi abuela, mi padre y mi madre y nosotras.

¿Pero tú y tu hermana también?

Sí, de hecho seguimos hablando catalán entre mi hermana y mi madre, sí.

Maya con su hermana y su padre

¿La comida que hacían en tu casa era catalana o francesa?

No, era comida española, garbanzos, lentejas, a ver, algún día hacíamos algo venezolano, que había entrado en la gastronomía de casa, arepas.

¿Tú tienes idea de cómo entra la comida venezolana en tu casa?

Bueno, las arepas son muy fáciles de hacer, a mi madre le gustaba, me acuerdo que se inscribió en algún curso de cocina y hacía alguna especialidad venezolana, también teníamos libros de cocina venezolana y mi madre de cuando en cuando cocinaba algo.

De todas maneras la comida venezolana es también una mezcla entre la cocina española y  la cocina originaria de Venezuela. Digamos que arepas sí hacíamos a menudo y había otras cosas más complicadas que sí que no hacíamos, salíamos a comprarlas, las cachapas por ejemplo, me encantan, pero son muy difíciles de hacer.

Maya con su abuela, su padre y su hermana

¿Tu hermana cuándo nace?

En el 65, nos llevamos 18 meses.

¿Hasta cuándo estudias en Venezuela?

Yo me gradué de bachillerato y luego vine, cuando me gradué de bachillerato mi madre sí que tenía ganas de que viniéramos a hacer la carrera aquí a Europa y entonces me inscribí a hacer Medicina en Montpellier, me vine sola con mi abuela y no me adapté, yo tenía 17 años cuando me gradué de bachillerato y fue duro, muy duro. Ese año lo pasé fatal y le dije a mi madre que nada, que me volvía, mi padre estaba contentísimo de que me volviera.

¿Cuáles eran tus sentimientos en ese momento cuando tú vienes por primera vez a Montpellier?

La verdad es que no me gustaba nada, porque con 17 años todos mis amigos estaban en Venezuela y además el primer año de Medicina en Francia es un concurso al final de año ya de una mentalidad un poco …, que no estaba para nada adaptada a esa idea. Ya había hecho el primer año de Medicina en Caracas, tenía amigos en la Universidad, total que bueno estuve un año y volví a Venezuela, eso era en el 82.

¿Tu hermana seguía en Venezuela?

Mi hermana se graduó de la Universidad también muy joven y vino a hacer Arquitectura y sí que se adaptó enseguida a Montpellier, enseguida tuvo amigos y de hecho terminó Arquitectura en Montpellier. Se fue a vivir sola, primero con unos amigos, también hijos y nietos de refugiados que se fueron a Montpellier. Ya después se fue vivir sola con unas amigas y se graduó y no volvió. Mi hermana desde el 82 no ha vuelto a Caracas, bueno de vacaciones.

Maya con su hermana Grecia

¿Iban viniendo constantemente?

A mí los viaje se me acabaron a los 25 años, los viajes gratuitos.

Pero antes, ¿venían a Francia sólo o también a España?

Cuando murió Franco empezamos a venir también a España.

Pero antes ¿no?.

No, no. De hecho cuando éramos muy pequeñas, en el 67 creo, mis padres vinieron a Francia, vinimos toda la familia, pero profesionalmente mi padre no encontraba trabajo en Francia y decidieron volver a Venezuela. A mi padre le proponían trabajar en Air France en Venezuela y en ese viaje, no sé si a la ida o a la vuelta, páramos en Barcelona con el barco y mi padre no bajó del barco. Bajamos nosotras, mi madre, mi abuela, mi hermana y yo y me acuerdo que fuimos a comer a casa de mi tía y luego nos volvieron a traer.

¿Era la primera vez que veías a tu tía?

No, habían venido a Francia ya, yo tenía tres o cuatro años, pero me acuerdo del puerto, me acuerdo que fuimos a comer a casa de mi tía y luego en la tarde regresamos al barco, vieron a mi padre y tal. Y fue hasta el año en el que murió Franco que vinimos a pasar el verano aquí.

Tú regresas, haces tu carrera en Caracas y ¿llegas a trabajar en Venezuela?.

Sí, el último año de carrera en Venezuela hice un año de Medicina rural que te paga el estado pero es un año obligatorio para poder tener el título de Médico. Entonces durante ese año mi padre enfermó, vino aquí a Europa, cada año venía, había llegado a una negociación con su empresa, -ya no trabajaba en Air France, era contable en otra empresa, se había jubilado de Air France- y entonces había llegado a una negociación de que trabajaba seis meses y seis meses se iba a Europa, a la casa que tenían en Béziers. Y durante esos seis meses enfermó, le diagnosticaron un cáncer. Y entonces me vine a vivir a Montpellier, ya me busqué un trabajo y bueno después de ese trabajo empecé a hacer mi especialidad, falleció mi padre y ya me quede en Europa, ya no volví.

Cuando llegas por primera vez aquí a Barcelona ¿qué impresión tienes?

A ver, la primera vez que volvimos, vinimos en tren, con el talgo desde Béziers, vinimos con Sara Guillen, me acuerdo, y con Peirats y su mujer, que vivían en nuestra casa en Béziers, volvimos juntos. Yo tenía 14 años pero me acuerdo la emoción sobre todo de mi padre y de Pepet, (Peirats para nosotros) y me acuerdo la emoción que tenían, la verdad es que nos contagiaban la emoción, no entendíamos muy bien nosotros.

Y cuando llegamos a la estación de Francia, -se me ponen los pelos de gallina-, pues en los periódicos decía que había 300 personas, no sé cuántos había, y cantaron las barricadas, cuando bajamos del tren. Y mi abuela se asustó y nos sacó a mi hermana y a mí, ¡cuidado cuidado que va venir la policía!, porque era la transición, todavía no se podía cantar las barricadas así. Y bueno fue un viaje emocionante, un viaje emocionante, mi padre no paraba de ir a ver amigos. Para dos chicas de 14, 13 años, fue un palo, lo único que hacíamos era ir a visitar refugiados.

Maya con su hermana, su madre y su abuela

Independientemente de esa sensación de tu padre o de tu madre, ¿para ti cómo era Barcelona, cómo la viste?

Hombre yo tenía 14 años y con 14 años… me acuerdo de la emoción del viaje, la emoción, pero de la ciudad pero no me acuerdo…, me hizo mucha ilusión ver a mi familia, a mis tías, a mis primos, ir a sus casas, tonterías como ir a la plaza en la mañana con mi tía y que mi tía nos presentara a todo el mundo, “mi sobrina de Venezuela”. Sí, digamos que sobre todo recuerdo la emoción del viaje, del regreso.

¿Vuelven a Francia?

Si, y luego cada año volvemos, ya más en plan de visitar, el primer viaje fue familia, Barcelona y amigos, no sé si fuimos a la sagrada familia o el parque Güell, pero luego ya me acuerdo que mis padres alquilaron un coche y fuimos a visitar el norte de España y luego al otro año pues alquilamos otro coche y visitamos el sur, ya era un plan más de turismo.

Se quedan ya definitivamente en Francia.

No, mis padres siguieron viviendo en Venezuela, mi padre murió en el 91.

Y en un tiempo de vacaciones enferma y ya no vuelve más.

Sí, pero eso fue en el 90, o sea que hasta el 90 vivieron en Venezuela.

¿Tenían una casa aquí en Francia?

Sí, en Béziers, que esa casa la había comprado mi madre antes de conocer a mi padre, o sea en el 60, o en el cincuenta y pico, cuando vivía en Argentina, mi padre, que ya se conocían, había ido a ver a Sara Guillén y mi madre le había dicho “si ves algún terreno cerca de los amigos…”, supongo que mi madre ya pensaba que le gustaría tener algo aquí en Europa, en Francia. Cierto es mi padre le dijo “hay un terrenito aquí en Francia, al lado de Sara” y entonces mi madre compró un trocito. Luego cuando se juntaron compraron un poquito más y se hicieron una casa.

Cuando fallece tu papá, tu madre decide quedarse a vivir en Francia.

Sí.

Su padre Germinal

¿Cuándo vienes tú a Barcelona?

Bueno definitivamente en el 99.

Pero antes cuando llegas a Francia, tu recibimiento ¿cómo fue?.

Fue fácil, pero bueno yo estudié en un pueblecito, yo encontré trabajo en un pueblo a unos 50 km de Montpellier, encontré trabajo de médico y bueno era un pueblo muy pequeño, me fue muy fácil. Pero bueno fue fácil porque fui bien recibida, pero fue difícil aclimatarme al cambio.

¿En Francia?, a pesar de haber vivido ahí.

Sí, los primeros años. De hecho, yo pasé varios años, -siempre se los digo a los latinoamericanos que vienen ahora-, unos 3, 4, 5 años pensando en volver. No es fácil, a ver, lo primero es que aquí llegas sin conocer a nadie, entonces en cuanto a mi profesión es difícil instalarse de cero y comenzar de cero, no sé, cualquier tontería…, necesitas algo y no sabes a quién acudir, sí, los primeros años son difíciles.

¿Trabajas en Francia?

Sí, trabajé en Montpellier, trabajé dos años y luego me vine para aquí.

Maya con su padre

¿En qué momento decides venir?

Cuando terminé el posgrado, yo ya tenía la equivalencia de mi título aquí en España y en Francia no lo tenía y era mucho más fácil para mí trabajar aquí en España. Además mis padres tenían aquí un piso y para mí era fácil empezar así. Viene a Barcelona a ver qué tal, me gustó y me quedé.

¿Ya tenías papeles?

Sí, de hecho mi madre nos había inscrito en el consulado español cuando nacimos, entonces nosotras tuvimos papeles ya desde el inicio, no tuvimos que hacer colas en los consulados durante horas y días, ya teníamos todos los papeles arreglados y teníamos papeles también como francesas.

Cuando llegas y decides que te vas a quedar aquí en Cataluña, en Barcelona a vivir, ¿fue fácil conseguir trabajo?, ¿cómo fue tu adaptación a Cataluña con relación a la gente?.

A ver, ¿encontrar trabajo?, yo soy autónoma, yo he creado, he puesto una consulta, o sea no he buscado trabajo, sino que he abierto una consulta y he empezado de cero y bueno los primeros años han sido más o menos difíciles, pero bueno estoy contenta en general.

¿Ha sido fácil?

Sí, lo que pasa es que como en todos los países mis amigos son gente que no han vivido aquí toda la vida, pero eso pasa siempre, la gente que lleva toda la vida viviendo en un país pues no necesita tener más amistades. Entonces sí, quedas un día, pero la gente, es verdad que conozco muchos franceses, y la verdad es que mis amigos son casi todos franceses, pero son franceses que han llegado aquí, que necesitan conocer amigos y bueno estás más abierto a salir, a invitar. En general mi adaptación ha sido excelente, pero ya son varios años, no sé si me hubieras preguntado esto hace unos años qué te hubiera dicho, pero ahora es positivo el balance.

¿Qué es lo que más te gusta de vivir en Barcelona?

La verdad es que me encanta la ciudad, me encanta el clima, me encanta el mar, está cerca de Francia, porque mi madre y mi hermana están en Francia, me gusta mucho ir a Francia de vez en cuando. Está cerca de los Pirineos, la verdad es que es una ciudad fácil para vivir. Soy muy de ciudad, he vivido en Caracas, bueno Montpellier es una ciudad pequeña, pero soy de ciudad y Barcelona es una ciudad fácil, es una ciudad cosmopolita, donde hay mucha gente de todas partes del mundo, sí, me gusta.

Terminaste casándote con…

Con un español.

¿Tienes dos hijos?

Tengo dos hijos.

¿Te reconocen como hija del exilio, eres la española, eres la venezolana, eres la francesa?

La verdad es que creo que yo me siento ciudadana del mundo, cuando la gente me pregunta de dónde soy, no sé de dónde contestar, todo un poco, porque a ver, la verdad es que me siento sobre todo venezolana porque he vivido 26 años en Venezuela, pero ya llevaba muchos años fuera. Y bueno ahora estos días tengo una amiga venezolana que ha venido aquí, y mi marido me decía ayer, “pero hablas diferente”, es como si mi acento se transformara, parece que no soy yo la que está hablando, mi marido me decía “es que pareces otra cuando hablas”. Me encanta cuando estoy con venezolanos, me siento también francesa, he vivido muchos años en Francia, he vivido casi 10 años en Francia y me encanta estar en Francia y me siento culturalmente muy cercana de todo lo que es francés.

¿Y aquí eres la doctora venezolana?

No, aquí nadie, aquí la gente piensa que soy más francesa que otra cosa, porque claro a nivel profesional toda mi trayectoria es francesa, mi especialidad. De hecho en el consulado francés, estoy apuntada como médico de referencia y profesionalmente, como médico, veo sobre todo a gente francesa.

Lo que más valoras de vivir en Barcelona.

La calidad de vida, la calidad de vida a todos los niveles, si la verdad es que lo decía antes, es una ciudad fácil de vivir, creo que sería incapaz de vivir en una ciudad pequeña o en el campo, aunque a veces sueño con ir al campo los fines de semana, pero Barcelona es una ciudad agradable.

¿Has tenido en algún momento la idea de ir a conocer los lugares donde nacieron tus padres, tus abuelos?

Sí bueno, mi padre nació aquí en Barcelona, pero siempre decía que había nacido en Mequinenza. Mi padre sufría de los pulmones de pequeño y el médico le había dicho a su madre que tenía que estar al aire libre y entonces como tenía familia en Mequinenza pues iba.
Mequinenza está cerca de Fraga, en la frontera con Aragón, de hecho es Aragón. Y muchas veces decía que era aragonés y me acuerdo que de pequeñas nos llevo a visitar Mequinenza, nos llevó a visitar el embalse, sí. En cuanto a mi padre, conozco los dos lugares de origen: Mequinenza, sentimentalmente y Barcelona, que nació en la calle Torrijos, Torrijos con Ramón y Cajal, en un edificio que es nuevo pero que al lado hay una vaquería todavía, que existía cuando nació mi padre.

¿Y de parte de tu madre?

De parte de mamá, ella nació en Terrassa, sí, hemos ido muchas veces, de hecho tengo familia allá.

¿Tú personalmente estás cercana a algún sindicato o a alguna cuestión política?

No.

¿Cómo ha influido en tu vida ser hija y nieta de exiliados?

A ver, creo que lo más importante es eso que comentaba ahora, ese sentimiento de ser ciudadana del mundo, de no estar arraigada a ningún lugar. Y bueno luego es verdad que sientes una curiosidad especial ¿no? por todo lo que pasó, todo lo que pasaron tus padres, tus abuelos.

¿Y en tu forma de ser, tus valores, los vas transmitiendo?

A ver, los valores que intento transmitir a mis hijos por lo menos, no sé si son valores que tienen que ver con el exilio, más bien son valores morales, creo que mis padres me transmitieron valores morales, más que políticos. Pero no sé si tienen algo que ver, si están relacionados con el exilio. Yo diría que lo que está más relacionado con el exilio es ese sentimiento de no pertenecer a nada, ese sentimiento de ser libre, de que puedes vivir aquí ahora pero que bueno igual dentro de 10 años estamos en otro lugar y no pasa nada, si.

Por último, ¿qué piensas de la memoria histórica?

Me parece una buena cosa, me parece una buena cosa sí. No sé si es un poco esto que voy a decir, pero creo que en este momento de crisis, no sé si dedicarle tanto dinero a la memoria histórica está bien hecho, porque sé que hay mucha gente sin trabajo, muchas empresas que están cerrando y bueno me parece bien lo que se está haciendo con la memoria histórica pero bueno no tiene que ser un punto utilizado por los políticos, sino que más bien, sino más bien una recuperación de algo o, de un recuerdo, de algo intrínseco en nosotros.

Pero creo que se está utilizando de una manera política, mal apropiada en las condiciones económicas actuales. Aunque estoy de acuerdo, estoy de acuerdo, me encantaría saber dónde está mi abuelo enterrado, mi abuelo forma parte de los que no sabemos dónde están. Ahora, dedicarle tanto dinero a buscar, no sé si esos recursos no podrían dar de comer a gente hoy en día.

     
^ subir ^
   
      ______________________________________________________________________________    
     
©exiliorepublicano.org