Hijos y nietos del exilio republicano
 
 

PROTAGONISTAS

 

MÓNICA GOYA

   
 
Argelia
Robert Ferrer
Sylviane Ortega
Lina Poquet
Annik Valldecabres
Alicia Vázquez

Argentina
Antonio Callejón
Sergio Dantí
Margarita Martínez
Guillermo Vendrell

Colombia
Miguel Trias

Chile
Salvador Goya
Mónica Goya

Marruecos
Jean Claude Torres

México
Ángela Botella
Andrea Luquín
Estrella Olvera
Carmen Simón
Rosa Tineo

Túnez
Carmen López
José Carlos López

Uruguay
Pablo Molero
Mario Pérez

Venezuela
Jean Cebriá
Carolina Luis
Maya Gracia
Ambar Maldonado
Marina Silvestre
José Silvestre
 

Mónica Goya Naranjo, nacida en Santiago de Chile el 29 de Noviembre de 1961

Padres: Mónica Naranjo Ruiz, nacida en Santiago de Chile y Salvador Goya Roset, nacido en Santiago de Chile.

Abuelos maternos: Cristina Ruiz de Reina nacida en Santiago de Chile;  Naranjo, nacido en Málaga, España, abuelos paternos: Salome Roset Alari nacida en el Pla de Santa Maria, Tarragona, España ; Jesús Goya Oleaga nacido en Santiago de Chile.

 

Presentación
Metodología
Galería fotográfica
Música y videos
Otros documentos y enlaces
Bibliografía
Créditos y agradecimientos
Blog
Exiliorepublicano.net

BLOG

MEMORIAL DEMÒCRATIC


CORREO ELÉCTRONICO

info@exiliorepublicano.org

Gran parte de mi infancia la viví con mis abuelos paternos y mis bisabuelos Aleix Roset y Alari  ambos nacidos en Pla de Santa Maria, Tarragona España, por eso conozco la historia que vivieron en España antes y durante la guerra civil.

Mi bisabuelo Aleix fue miembro de la UGT antes de la guerra y después formo parte del CENU ( comité de la escuela nueva unificada) que se creó unos días antes de iniciarse la guerra el 27 de julio del 36, El CENU descentraliza sus funciones en delegaciones comarcales y subdelegaciones en distintas poblaciones mi abuelo Aleix era uno de los representantes por el Pla de Santa María

Mi abuela que tenía en aquella época 16 años ayudaba a las maestras en la escuela y comenzó a formarse como maestra en Tarragona, al estallar la guerra comenzó a ejercer como auxiliar de maestra en una de las colonias infantiles de Sitges, estas estaban auspiciadas y protegidas por distintos países ella estaba en la amparada por Bélgica,  tras la caída del frente catalán, a finales de enero y primeras semanas de febrero de 1939, los trasladaron a una casa en Olot y después se dirigieron a pie para cruzar la frontera con los niños, estaba nevado y subieron a gatas algunos trozos, dejaron todo lo que llevaban por el camino a su llegada a Francia entraron por Prats de Mollo de ahi los trasladaron a un campo de concentración en Clermont Ferran, estaban custodiados por senegaleses, ella tuvo mucha suerte ya que al hablar francés estableció relación con profesoras francesas y una de ellas la acogió en su casa y pudo salir del campo, mientras no sabia nada del resto de la familia suponía que mi bisabuelo había cruzado la frontera y su madre se había quedado en casa de familiares, a los meses de estar allí llegó la oferta de viajar a Chile en el barco Winnipeg, obra del poeta Pablo Neruda que reunió los fondos necesarios para transportar a mas de 2000 refugiados republicanos, mi abuela pensó que su padre se dirigiria a Chile ya que tenían familiares que habían emigrado a este país, decidió apuntarse y si allí no encontraba a su padre no embarcaría,

Al llegar al puerto de donde salió el barco, se dirigió a Pablo Neruda para explicarle su situación, el se ofreció  a ayudarla y sino aparecía su padre acogerla en el consulado; en el último autobús procedente del campo de Argeles llegó mi bisabuelo, así que juntos embarcaron rumbo a Chile, en Septiembre del 39 llegaron a Valparaiso, donde fueron recibidos como héroes, se les dieron facilidades para trabajar y labrar su futuro, al poco de llegar mi abuela conoció a mi abuelo y se casaron,  tuvieron 3 hijos, yo soy hija del mayor de ellos. Mi abuelo falleció de cáncer en 1971

En el año 74 parte de  mi familia tuvo que realizar el viaje de retorno a España otra vez huyendo de una dictadura fascista, mi abuela en el 78 se volvió a casar con un catalán, en cuanto a mi  hasta el año 77 me quede en Chile con mi madre, vine a España con la idea de estar un año estudiando y volver a Chile pero decidí quedarme y mas tarde me casé con un catalán tengo dos hijos y trabajo como equinoterapeuta que es mi pasión.

_____________________________________________________________________

Mónica Goya Naranjo, nascuda a Santiago de Xile el 29 de Novembre de 1961

Pares: Mónica Naranjo Ruiz, nascuda a Santiago de Xile i Salvador Goya Roset, nascut a Santiago de Xile.

Avis materns: Cristina Ruiz de Reina nascuda a Santiago de Xile; Naranjo,no recordo el seu nom , nascut a Màlaga, Espanya, avis paterns: Salome Roset Alari nascuda en el Pla de Santa Maria, Tarragona, Espanya ; Jesús Goya Oleaga nascut a Santiago de Xile.

Gran part de la meva infantesa la vaig viure amb els meus avis paterns i els meus besavis Aleix Roset i Alari ambdós nascuts a Pla de Santa Maria, Tarragona Espanya, per això conec la història que van viure a Espanya abans i durant la guerra civil.

El meu besavi Aleix va ser membre de l'UGT abans de la guerra i després formo part del CENU ( comitè de l'escola nova unificada) que es va crear uns dies abans d'iniciar-se la guerra el 27 de juliol del 36, El CENU descentralitza les seves funcions en delegacions comarcals i subdelegacions en diferents poblacions el meu avi Aleix era un dels representants pel Pla de Santa María

La meva àvia que tenia en aquella època 16 anys ajudava a les mestres a l'escola i va començar a formar-se com mestra a Tarragona, en esclatar la guerra va començar a exercir com auxiliar de mestra en una de les colònies infantils de Sitges, aquestes estaven afavorides i protegides per diferents països ella estava en l'emparada per Bèlgica, després de la caiguda del front català, a finals de gener i primeres setmanes de febrer de 1939, els van traslladar a una casa a Olot i després es van dirigir a peu per creuar la frontera amb els nens, estava nevat i van pujar de quatre grapes alguns trossos, van deixar tot el que portaven pel camí a la seva arribada a França van entrar per Prats de Mollo d'ahi els van traslladar a un camp de concentració a Clermont Ferran, estaven custodiats per senegalesos, ella va tenir molta sort ja que en parlar francès va establir relació amb professores franceses i una d'elles la va acollir a casa seva i va poder sortir del camp, mentre no sàvia res de la resta de la família suposava que el meu besavi havia creuat la frontera i la seva mare s'havia quedat a casa de familiars, als mesos que en s'hi hagi allà va arribar l'oferta de viatjar a Xile al vaixell Winnipeg, obra del poeta Pablo Neruda que va reunir els fons necessaris per transportar a mes de 2000 refugiats republicans, la meva àvia va pensar que el seu pare es dirigiria a Xile ja que tenien familiars que havien emigrat a aquest país, va decidir apuntar-se i si allà no trobava al seu pare no embarcaria,

En arribar al port d'on va sortir el vaixell, es va dirigir a Pablo Neruda per explicar-li la seva situació, el es va oferir a ajudar-la i sinó apareixia el seu pare acollir-la en el consolat; a l'últim autobús procedent del camp d'Argeles va arribar el meu besavi, al junts van embarcar amb rumb a Xile, el Setembre del 39 van arribar a Valparaiso, on van ser rebuts com herois, se'ls van donar facilitats per treballar i llaurar el seu futur, en poc d'arribar la meva àvia va conèixer al meu avi i es van casar, van tenir 3 fills, jo sóc filla del major d'ells. El meu avi va morir de càncer el 1971

L'any 74 part de la meva família va haver de realitzar el viatge de retorn a Espanya una altra vegada fugint d'una dictadura feixista, la meva àvia el 78 es va tornar a casar amb un català, quant a meu fins a l'any 77 em quedi a Xile amb la meva mare, vaig venir a Espanya amb la idea d'estar estudiant un any i tornar a Xile però vaig decidir quedar-me i mes tard em vaig casar amb un català tinc dos fills i feina com a equinoterapeuta que és la meva passió.

Entrevista

Mónica quisiera que nos dieras por favor tu nombre completo, el nombre de tus padres y tu lugar de nacimiento.

Mónica Goya Naranjo y mi padre se llama Salvador Goya Roset, mi madre Mónica Naranjo Ruiz y yo nací en Santiago de Chile.

¿Tienes idea de la vida de tus abuelos en la guerra civil y de cómo salen?

Sí.

Nos lo puedes contar por favor.

Sí porque de hecho yo gran parte de mi niñez la viví con mi abuela, aún vive y ha hecho como de mi madre, porque mi madre era muy joven cuando yo nací. Además mi abuela se ha preocupado siempre de transmitir lo que ella vivió y lo que fue parte de la historia para que yo la conociera. De hecho creo que sí les preguntas a mis hijos también lo saben.

Mi abuela, hablaré fundamentalmente de mi parte paterna, porque la parte materna también son españoles pero es una emigración que hacen por motivos económicos y es anterior a la guerra. Mi abuelo tampoco, él emigró antes con su familia, es hijo de españoles, de Bilbao y mi abuela sí que sale con la guerra, sale con mi bisabuelo.

Mi abuela se llama Salomé Roset Alari y su padre era Alejo Alari, ellos están en un pueblo de Cataluña, el Pla de Santa María, en la zona de Tarragona. Mi bisabuelo siempre estuvo vinculado a la política, él formaba parte de la alcaldía, estaba metido en la parte de educación y mi abuela estaba formándose en aquella época como profesora, tendría 15,16 años, estaba de auxiliar de otra profesora para aprender.

En ese momento, cuando estalla la guerra, a ella la trasladan a las colonias de Sitges con los niños, que se ve que a muchos niños de las zonas de guerra los llevaron ahí. Esto estaba organizado por la Generalitat pero estaba protegido por protectorados de otros países europeos. Creo que la de ella era de Bélgica, no me acuerdo exactamente cómo se llamaba pero era una protección belga.

Mi bisabuelo se queda luchando en la guerra, ellos dos no se vuelven a ver hasta Francia. Ella de aquí, cuando comienzan a bombardear Barcelona, la trasladan a Olot, a unas masías de Olot.

¿Qué edad tendría tu abuela?

Ella tenía 16 años.

Iban con un grupo de niños y en Olot les bombardean y tienen que salir hacia la frontera a pie, iban con un grupo de 15 o 20 niños, sé que muchos murieron por el camino porque estaba todo nevado, todo congelado. Les continuaron bombardeando mientras iban avanzando, cruzan los Pirineos, tiran todas las maletas, toda la ropa, todo lo que llevaban porque tenían que cruzar a gatas. Ellos tienen muy mal recuerdo de Francia porque los recibió, no su gente, porque eso es verdad, ella dice que tuvo una muy buena acogida con profesoras francesas, pero en cuanto llegaron los trataron como criminales, los metieron en un campo de concentración.

Campo de concentración

¿A tu abuela también?

Sí, ella estuvo allí; mi bisabuelo también pero él estuvo en otro, en el que estaba en la costa.

¿Y tu bisabuelo sale mucho después?

No, espera es que estoy contando la historia de ella, porque la de él es paralela, pero yo la que conozco es la de ella. Yo sé que él está combatiendo, que llega un momento que cruza también la frontera y va a dar al campo éste, que creo que es Argelès, él va a dar ahí, ella va a dar a otro campo.

En el campo donde ella estaba las condiciones eran mejores que Argelès, es lo que dice ella, porque aquí al menos había algún techo. Los que las cuidaban eran los guardias negros, dicen que se portaron muy mal, fueron muy crueles, estuvieron en situaciones muy infrahumanas. Ella tuvo mucha suerte porque había un grupo de profesoras de esa zona que contactaron con las profesoras de ahí y le ofrecieron que se fueran a vivir con ellas, a sus casas y ella pudo salir del campo.

A todo esto ella no sabía nada del resto de la familia, entonces llegaron peticiones a los campos, iban llegando ofertas distintas de quién quería viajar a tal lugar. Ella se ofertó a México, se ofertó a alguno más, y un día vio que llegaba una oferta de viajar a Chile con Pablo Neruda, en un barco. Ella tenía familia en Chile, familia que también había emigrado hacia 30 años, pero tenía un referente y ella pensó a sus 15 años: si mi padre  dice ir a algún lado será a Chile porque ahí hay alguien. Y así lo hizo, se apuntó a Chile, pero siempre con la condición de que si llegaba el momento de embarcar y su padre no estaba, ella no embarcaría, porque no había manera de conectarse ellos dos.

Al final decide que embarcaría hacia Chile, ella siempre cuenta la parte muy humana de Pablo Neruda, (que yo sigo pensando y no entiendo, cómo es que Cataluña o España no le han hecho un homenaje a este hombre), porque bueno fue él quien hizo posible que este barco saliera de aquí con 1200 españoles, fue gracias a él, él fue quien se la jugó, porque el resto lo apoyó pero fue él quien se empecinó, se empecinó y lo consiguió.

Bueno resulta que ya casi es el momento en el que van a embarcar, su padre no llegaba, pasaron todos los buses y no llegaba, ella se acercó a Pablo Neruda habló con él le explicó su situación, le dijo “yo estoy aquí pero si mi padre no viene yo no me voy a Chile”. Entonces él le dijo “no te preocupes, tú te quedas conmigo, si tu padre no llega iremos a la embajada, tú tranquila que no te vas a embarcar si no quieres”. Él se portó de una manera espectacular y en el último autobús llegó su padre, mi bisabuelo.

El Winnipeg

Entonces los dos embarcaron rumbo a Chile. Claro imaginaros, en aquella época eso debe de haber sido una aventura impresionante, además en el año 39, justo cuando iban cruzando, casi saliendo de aguas europeas y entrando a aguas internacionales estaba a punto de declararse la Segunda Guerra Mundial, entonces era una situación realmente espeluznante.

Cuando van llegando, porque además dicen que había muchos sitios que no pudieron parar, no los aceptaban, los rechazaban. Había mucha gente enferma en el barco. Se ve que el barco se organizó muy bien, la gente hizo realmente pues una zona de escuela que atendía a los niños, se organizaron porque no era un barco como nos imaginamos ahora, no estaba todo montado, había que hacerlo.

Y cuando llegaron a Chile, ella lo que cuenta es que claro era increíble, venir de una guerra de lo que habían pasado y pensar que venían con una mano delante y con otra detrás, después de pasar mucha miseria y mucha hambre, que llegaron y los recibieron como héroes, porque los esperaban con la banda municipal, con el ministro, que además en aquel momento el ministro de sanidad era Salvador Allende, que luego fue presidente de Chile.

Estaban ahí esperándolos, estaba Pedro Aguirre Cerda, que era el presidente en aquel momento y era socialista. Tuvimos suerte de que en Chile en aquel momento hubiera un gobierno socialista porque sino la historia seguramente la hubiéramos escrito de otra manera, no hubieran ido a dar allí. Se les recibió muy bien, se les ubicó, se les dio facilidad de trabajo, yo creo que es algo que Cataluña le debería de agradecer a Chile.

Ojala los que están viniendo ahora por otras circunstancias, aquí tuvieran el mismo recibimiento que tuvieron ellos ahí. Yo siempre cuando aquí se me habla de xenofobia contra los que vienen yo siempre digo “bueno devolvamos a los españoles, a ver si caben, porque son muchos millones de españoles que viven fuera y que han sido muy bien recibidos, entre ellos mi familia”.

También he de decir que yo aquí también he sido muy bien integrada y muy bien recibida, pero mi circunstancia es diferente porque vengo en una época diferente, en la que no había la migración que hay ahora y también es cierto que Cataluña tiene un vínculo importante con Chile. A mí me sorprendió muchísimo el primer año que fui a un 11 de septiembre, que aquí se celebra una derrota igual que la nuestra y me encontré con cantidad de banderas chilenas y yo no me lo podía creer ¡yo estaba a 18,000 kms. y  la gente sacaba banderas chilenas!.

Boda de sus bisabuelos

Llega tu abuela con tu bisabuelo, ¿solamente ellos, nadie más de la familia?

De momento no, la bisabuela y su hermano pequeño quedan aquí y son acogidos por familiares de Barcelona, porque las casas que ellos en tenían en el Prat fueron requisadas, les quitaron todo. Que eso también fue una historia bien dramática, porque ahí había un primo, un primo de la sección fascista, digamos estaba del otro bando, que durante la época republicana mi bisabuelo escondió en su casa porque lo hubieran matado los anarquistas. Recordemos que también había y eso también lo cuenta mi bisabuelo, que había desmanes desde el bando nuestro, desde el bando republicano, mucha gente se desmandó y querían matar y mataron. Él lo escondió y éste mismo después lo denunció y se quedó con todas sus casas.

¿En algún momento tu bisabuela llegó a Chile?

Sí, al cabo de dos años ellos reunieron dinero para enviar billetes, para poder sacarlos y fue cuando ellos se fueron para allá, se reagruparon.

¿Tú piensas que tu abuela y tus bisabuelos pensaban siempre en volver a Cataluña?

Yo creo que sí, a ver, ella habló catalán desde siempre, en mi casa, mira, mi abuelo era vasco, pero había un matriarcado y se hablaba catalán. Como mis dos bisabuelos eran catalanes pues aquí todo el mundo tragaba, hasta mi madre (que no ha pisado nunca Cataluña, bueno la ha pisado dos veces) entiende catalán.

Entonces yo creo que tenían muy claro, de hecho mi bisabuela hizo una muy mala integración, mi bisabuela sólo hablaba catalán, no hablaba castellano, vivió 36 años en Chile e iba a comprar a las tiendas de catalanes, yo alucinaba, o sea no me parecía muy positivo. Sin embargo el resto de la familia sí se integraron a la vida civil de una manera potente, pero estaban en el Centro Catalán, en el Centro Español y siempre tuvieron… supongo que no pretenderían volver como volvieron, pero bueno.

Boda de sus abuelos

La abuela llega más o menos como de 17 años a Chile y ¿cómo es su vida, sigue trabajando de maestra?

No, ella se casa a los 19 años con mi abuelo.

Tu abuelo era…

Hijo de españoles, era sastre, empezó a trabajar le iba bien, se ganaba bien la vida en una empresa grande, pero mi abuela como siempre ha sido muy independiente y se aburría, montó otra cosa, una rosticería catalana por supuesto, yo creo que lo único que habían eran butifarras, se especializaron en ese tipo de cosas. La tuvo durante un tiempo después la dejó y se montó una peluquería, estaba al lado del cerro de Santa Lucía. Siempre fue una mujer muy independiente, ella siempre nos inculcó que la independencia económica era la base de la independencia.

Tú tienes idea de cuando llegaron si ellos tenían relación con otros republicanos.

Sí, sí, yo te diría que esa relación…, los que quedan vivos aún la siguen, esa relación no se ha roto.

¿Se juntaban en las casas o en algún centro?

Se juntaban en el Centro Catalán, en el Centro Español y en las casas, piensa que vinieron refugiados de muchos lugares, yo me acuerdo que mi tía Paquita que no es tía mía, pero como si lo fuera, ella vino de Rusia era de los niños de Rusia que acabó en Chile, ella también estaba en ese grupo y todos se relacionaban.

¿Y por tu casa también pasaba gente que se juntaba con tus bisabuelos?

Sí, de hecho el colegio en el que yo estuve durante una etapa era de dos refugiados republicanos que montaron un colegio, que además yo tuve la gran suerte de asistir, era como esta nueva educación, con el huerto, no habían exámenes, era otro rollo.

¿Cómo era esta escuela?

Esa escuela para mí, de hecho siempre lo he dicho, de los 9 a los 12 años que fue cuando fui ahí, yo la recuerdo como la mejor época de mi vida, también era la época que coincide con una época de explosión, de teatro, de música, una época muy vital. Además aquella escuela era muy vivencial, eran grupos muy pequeños y se aprendían las cosas desde la experiencia, que es como realmente se aprende, de hecho soy educadora y lo tengo claro.

Aprendí muchísimos valores en esa escuela, o sea para darte un dato que me acuerdo, por ejemplo, cada día hacíamos reciclado, abajo en los talleres convertiríamos la chatarra en arte, ésa era nuestra tarea diaria. Teníamos todos los túneles para nosotras y traíamos pues las tapas del café y todo lo que nos sobraba por casa y ahí lo reciclábamos y lo convertíamos en floreros, en figuritas, en cualquier cosa.

¿Tu padre también va a esa escuela?

No, esa escuela no existía cuando estudió él, fue a un colegio bastante peor que era de estos colegios ingleses muy firmes. Además, esa escuela duró poco porque después se la cargaron.

¿Tu papá también va al Centro Catalán? ¿Tiene amigos ahí?

Sí, pero ellos ya se integraron más, yo diría que ellos ya se integraron a la vida chilena, eran chilenos. Eran chilenos hijos de catalanes y esto, pero eran chilenos.

Tú dices que en casa de tu abuela se hablaba catalán.

Sí en casa de mi abuela se hablaba catalán, siempre.

Familia paterna

¿La comida cómo era? De influencia catalana.

Sí, sí, en Chile se come muy guisado, se come un poco como se come en Castilla, potajes y tal, el catalán no es de comer estos potajes, y yo por eso digo que la culpa es de mi abuela catalana que no me enseñó a comer potajes, a mí me cuestan, o sea como alguno pero no soy de comer potajes. En la típica comida chilena hay muchas cosas que me encantan, pero los potajes no.

¿La comida típicamente chilena llegó a formar parte de la comida de tu casa?

Si, hicimos un ‘mix’, porque tontos no somos, las dos comidas son muy ricas, los pasteles ¡bueno…!, la torta de mil hojas, las empanadas, todo eso es delicioso.

¿Tu papá luego va la universidad?

En Chile creo que no, no te lo sabría decir yo creo que ahí se puso a trabajar, después fue a la universidad, sacó la carrera de Sociología, pero creo que lo hizo aquí.

¿Tu papá viene aquí a estudiar?

No, él en Chile empieza a trabajar, no sé en qué formación, ahora dudo, pero cuando viene el golpe de estado, él tiene que emigrar hacia aquí, él era interventor de un centro de camiones. En Chile Allende puso interventores a según qué empresas,  porque estaban interfiriendo el desarrollo económico, sobre todo por las paradas de camiones, entonces él estaba de interventor en aquel momento.

Cuando hubo el golpe de estado, mi familia tuvo que emigrar otra vez hacia España. Cuando él llega aquí, que al principio aún estaba buscado desde aquí, porque aquí había colaboración con la policía española, porque claro, la colaboración entre la policía español y la chilena existió mientras vivió Franco, entonces él, hasta que no murió Franco, no pudo regularizar su situación y después se puso a estudiar Sociología.

¿Y volvió toda la familia?

A trozos, el primero que salió fue mi padre, porque corría peligro su vida, mi tío salió exiliado por la embajada española y mis bisabuelos vieron en barco y mira la casualidad ¡la misma fecha!, 4 de septiembre de 1974, otra vuelta en barco y en la misma fecha, por las mismas razones.

Familia paterna

¿Tu padre luego vuelve a Chile?

No mi padre sigue aquí, mi padre estudió aquí, hizo su vida aquí.

¿Tú naciste aquí?

Yo nací en Chile. Pero es que mi padre me tiene a mí con 17 años.

Mónica con su abuela

Antes de salir.

Mi padre es que es muy precoz. A los 17 años, mi padre se casa, -bueno se casa-, se lía con mi madre y se casan posteriormente, mi madre tenía 15 años, es que eran dos adolescentes. Nazco yo, después nace mi hermana, él se separa de mi madre, se casa -o bueno no sé si se casa-, se va con Sonia, tiene otro hijo, Felipe, que queda en Chile,  Sonia y Felipe emigraron a Suecia después del golpe de estado por la embajada sueca y después se viene hacia aquí.

Con sus abuelos, su tío Alejo y su hermana recién nacida Andrea

¿Y tú te quedas?

Yo me quedo en Chile con mi madre, hasta los 16 años que es cuando de hecho vengo aquí.

Tu papá viene aquí y sigue siendo buscado por la policía.

Sí sigue siendo perseguido por la Interpol aquí, tenía que estar escondido, con identificación falsa durante un par de años.

Cuando tú te quedas en Chile ya no hay nadie de la familia ahí.

En el momento que yo me quedo en Chile están mi madre, que en aquel momento ha vuelto de México, porque nuestra vida es muy complicada. Mi madre en el 70 se va México y yo me quedo con mi abuela, ella vuelve en el 73 después del golpe.

Mi madre y mi familia por parte de mi madre es de la idea totalmente contraria, todos son de derechas y ellos están de acuerdo con la situación que se está viviendo. Entonces tengo como dos familias bipolares, unos son de derecha y otros son de súper izquierdas. Yo me voy a vivir con esta parte, fue mi decisión, de hecho con 12 años, ahora lo recuerdo y no sé por qué tomé esa decisión, pero decidí no ir con mi abuela. Mi abuela me ofreció, y de hecho yo creo que le partí el alma, porque ella quería traerme a España, pero yo decidí que no, que quería quedarme en Chile, que quería vivir con mi hermana y que quería vivir con mi madre. Me quedo hasta los 16. Sigo estudiando, toda mi vida normal.

¿Vas al Centro Catalán y estos lugares?

No, me desvinculó absolutamente. Porque mi otro lado familiar no tenía nada que ver.

Y en algún momento te decides venir a España, a Cataluña.

De hecho lo que decidí fue, en principio, venir por un año a estudiar y a ver a mi padre y a mi familia de aquí. Ésa era la idea, esto fue en el 77. Yo venía con un pasaje de un año. Lo que pasa es que después del año decidí quedarme, decidí que no volvía.

¿Cuando llegaste en el 77 tuviste algún contraste de la imagen que traías de Cataluña con la realidad?

¿Y tu papá en ese momento ya estaba aquí?

Ya estaba afincado aquí y mi abuela también.

Ya no tenía problemas con la policía.

No ya no.

Tú decides quedarte y en ese momento ¿cómo es la integración hacia Cataluña? ¿Tuviste problemas con el idioma?

¿Sigues estudiando?

Sí, se puede decir que sí porque no he parado nunca de estudiar, estaba claro que lo mío era lo social, entonces empecé con Animación Sociocultural, después hice Economía Social después hice la carrera de Educación Social, la diplomatura, después empecé Antropología Social, lo dejé a medias porque descubrí mi gran pasión que es la equino terapia y cuando me metí en la equino terapia no he parado de estudiar, porque abarca todos los campos y todo lo que te puedas imaginar, es constante, pero me apasiona entonces me lo pasé muy bien.

¿Te casaste?

Sí, tengo dos niños, bueno tengo una niña, una hija, ahora tiene 20 años y está estudiando Terapia Ocupacional, ha salido de las mías, le gusta ayudar a los demás, supongo que irá por el mismo camino y mi hijo tiene 12 años, empezará la ESO el año que viene.

Se les ha reconocido tanto a tu padre, como a ti el ser hijos de exiliados, o son chilenos, son catalanes.

Yo creo que soy vista como una más, algunos podrían decir “sí, la chilena”, no es ninguna ofensa ser chilena, de hecho yo siempre digo que soy chilena catalana. De hecho sólo una vez recuerdo que alguien me llamara chilena y fue en una clase en la universidad, era un profesor que además era muy provocador y a propósito me dice “tú chilena” y yo le digo “¿qué? Catalán”. Cap problema, si lo hacemos con un tono bueno, no pasa absolutamente nada.

Yo creo que yo estoy muy integrada, entonces hay mucha gente que ni se entera que soy chilena, “si yo parlo en catalán y te estic parlant tota la estona en catalán” tú no pensarías que yo soy chilena, entonces si yo no lo digo. A veces me dicen que si soy andaluza, porque me dicen que tengo un acento indefinido.  Pero cuando voy a Chile sí que me convierto automáticamente y hablo como chilena a los cinco minutos, incluso cuando me llaman por teléfono, la gente alucina de cómo cambio, pero cuando estoy aquí tengo un acento indefinido y no es que yo lo haga sino que así me sale.

¿Siempre has vivido aquí en Cerdanyola?

Vivíamos en Barcelona, de hecho me costó mucho dejar Barcelona, me gustaba mucho, pero cuando nació mi hija me planteé que quería que jugara en la calle y necesitaba un sitio en el que pudiera jugar en la calle y encontré éste y la verdad es que fue una buena elección.

¿Desde que llegaste hasta ahora qué es lo que más valoras de tu vida en Cataluña?

¿Cómo ha influido en tu vida y en tu forma de ser el hecho de ser hija de exiliados, nieta de exiliados?

Bueno muchísimo, muchísimo, es lo que decía antes, que mi abuela a mí me transmitió unos valores de vida, una forma de hacer las cosas, un criterio, una moralidad, lo que está bien lo que está mal, yo creo que eso lo he aprendido de ella.

Y en tu forma de ser, ¿lo transmites?

Sí, lo intento. Yo creo que ella es más valiente que yo, ella es una mujer muy valiente, yo quiero seguir esa estela, pero me es difícil porque es una mujer muy fuerte y la edad que tiene, tú la conoces, es una mujer espectacular. Claro ojala que yo llegue a su edad  así como es ella, “yo de mayor quiero ser como ella”, es lo que yo digo, estamos en el camino, estoy en el camino.

La pregunta, puedes contestarla o no, ¿estás integrada en alguna cuestión política sindical?

¿Te casaste con un catalán?

Me casé con un catalán que es comercial se gana mucho mejor la vida que yo, yo soy mucho más altruista, pero bien, la verdad es que llevamos mucho ya, 22 años de casados.

¿Qué piensas sobre la memoria histórica?

Que es muy importante, yo creo que a partir del pasado es cuando se construye el futuro. No podemos partir de no saber qué pasó, cierto que en la ciencia cuando queremos saber algo vamos al origen, esto es lo mismo, si tú quieres saber de dónde viene una historia hay que ir al origen.

Sientes que estamos en un buen momento que vamos abriendo la brecha.

Estamos en un momento vergonzoso de la historia, ahora mismo estamos en un momento vergonzoso. A ver, a mí que hayan metido a Garzón, que le hayan quitado…, es que no lo puedo entender, es que no me entra en la cabeza, es como si un grupo facha hubiera denunciado a un juez de Núremberg, ¡es que vamos!.

Cuando en España, (bueno lo tendría que releer), pero creo que es el segundo país del mundo que tiene más desaparecidos, que son 140.000, primero está Corea. Y nosotros no somos capaces de hacer eso, de tranquilizar a esa gente, porque tampoco se está pidiendo revancha, lo que se está pidiendo es más que justo. Yo es que creo que seguimos con los mismos en los mismos sitios, las mismas familias están en los mismos lugares, los mismos perros pero con distintos collares.

Como estamos en manos del capital y el capital es el que manda, y fijaros con Garzón, se metió con la mafia rusa, se metió con los de la coca, se ha metido con todos, con la ETA, con los fachas de Chile y cuando ha tocado a Gurtel, porque esto no viene por la memoria histórica esto viene por Gurtel, ahí se acabó, ésos son los mafiosos más poderosos y nos van a gobernar dentro de poco.

¿Cómo fue la integración de tu abuela cuando volvió?

Buena

Homenaje a Allende

Ella era muy catalana, ¿no?

Sí, uf, no es que sea catalana, es catalanista 100%, eso no lo comparto, yo siempre he dicho que yo mañana si hay unas elecciones yo voto por la independencia, pero no por nacionalismo, porque nacionalismo es el único sentimiento que se mide en cms. cuadrados, si partimos de ese concepto no se puede ser nacionalista, ni de un lado, ni el otro. La independencia sí ¿por qué? Porque vivimos un poco mejor que el resto y porque me gusta más el carácter catalán que el del español, que ya sabemos lo que hay, porque somos un poco más progresistas, que si nosotros fuéramos más regresivos estaría con los otros, yo diría que es por una cuestión ideológica, más que de raza o de sangre o de lo que fuera.

     
^ subir ^
   
      ______________________________________________________________________________    
     
©exiliorepublicano.org